“Este mundo necesita de más ternura ya que todos somos iguales”


“Este mundo necesita de más ternura ya que todos somos iguales”

*Reflexiona el Padre Walker Dávila Ríos (51), a cargo de la Casa Parroquial “Santo Cristo de Bagazán”.

*Sus reflexiones las hace a pocos días de llegar la Semana Santa. 

Tiene nombre de “Whisky” pero está lejos que le guste esa bebida. Nació en Yurimaguas, pero vino a vivir a Iquitos desde los seis años. Su vocación nació de los grupos juveniles de la parroquia a la que asistía donde había padres renombrados. Señala que su opción ha sido todo un proceso de descubrimiento para el servicio. “Dios ha ido actuando porque esa es la vida” dice.

El año 91 inició la vida religiosa en Colombia, es Agustino. Luego va a Trujillo al Seminario Mayor “San Carlos y San Marcelo”. Hace tres años está como responsable de la Parroquia “Santo Cristo de Bagazán”. Lleva 18 años de sacerdote. Ha trabajado en Datem del Marañón, Loreto Nauta. Se ordenó como sacerdote un 4 de noviembre del año 2000.

Con él se pudo dialogar sobre la cercanía de la Semana Santa y del proyecto que impulsa en la parroquia como dar desayunos y almuerzos a unas 80 personas entre ellas, drogadictos, alcohólicos, personas en extrema pobreza.

“El proyecto nace en el contexto del año 2016: “Año de la Misericordia” que fue lanzado por el Papa Francisco. Acá fue impulsado al lado de los agentes pastorales quienes dan su tiempo desinteresadamente en el trabajo de caridad fraterna, en apoyo a los desprotegidos. Bagazán es una zona de mucha carga social y se dialogó entre todos para proceder a brindar este apoyo a los más desposeídos. Me inspiró mucho el Papa Francisco en el año de la Misericordia y el contexto social que tenemos en esta ciudad.

El Papa habla mucho de la gente descartable. Es una sociedad que los quiere hacer invisibles. Muchas veces se cuestiona la labor, se dice que estoy alimentando a “manganzones”, a gente que bien puede trabajar. Posiblemente sea verdad, pero el sistema social, los sistemas locales que de alguna manera tendrían la obligación política más inmediata de solucionar el problema, no lo hacen.


Padre Walker Dávila Ríos (51), responsable de la Casa Parroquial “Santo Cristo de Bagazán”.

No se quiere mirar el problema, se dan juicios externos, más de lo que puede haber en el fondo. Todos somos seres humanos, según la Organización Mundial de la Salud; la salud es el equilibrio de energías, pero todos somos potencialmente enfermos, sino que manejamos mejor las cosas.

Yo no acuso a nadie. Si alguien duerme ahí es porque literalmente no tiene una casa, no tiene una cama o una casa porque quizá sea verdad que ni sus padres los quieren porque se portan mal. Y ni siquiera tienen donde ir a hacer las necesidades fisiológicas de todo ser humano. Ni un baño, no tienen nada de nada.

Mi pregunta es: ¿Y qué hacemos todos al final? Yo siento y veo que mi parroquia no solucionará el problema, pero ¿y quién vive sin comer? Ellos muchas veces tienen que buscar en la basura. El otro día se me rompía el alma porque veía a un borrachito que comía una carne y le sacaba los gusanos, algo muy fuerte. Son situaciones difíciles y yo agradezco a los fieles de la parroquia que entienden el sentido de lo que es ser cristiano, de dejar su comodidad para ir en la búsqueda del otro.


Adictos a las drogas son atendidos con humanidad en la parroquia Santo Cristo de Bagazán.
Toman su desayuno en vasos de plástico, antes les daban en vaso de aluminio, pero muchos se los llevaban.

No hay mejor inspiración que la propuesta que nos hace Cristo, de amar al prójimo en medio de sus y nuestros errores. Estamos acostumbrados todos a hacer juicios de aquello a lo que no podemos entrar, sacamos conclusiones a-priori antes que ocurra algo, sin saber qué hay detrás de todos ellos.

Es verdad que las experiencias puede predisponerte a no obrar bien… ¿Pero quienes no viven en predisposición de algo? En la propia familia hay deslealtades, infidelidades, en el propio espacio de aquellos a quienes crees son tu sangre, sobrinos, hijos, primos, tíos; hay traiciones. 

Todo ser humano tiene dignidad, ésta es el haber sido creado a imagen y semejanza de Dios, de Cristo, y él nos ha regalado tres grandes facultades: voluntad, libertad e inteligencia. Y el ser imagen de Dios es lo que crea la dignidad y por eso eres persona e importante, digno. No por la función que realizas, ojalá haya un cierto equilibrio entre la función y la vida. A veces se hace más caso a las apariencias.


Agentes pastorales preparando el almuerzo y el refresco para las 80 personas que llegarían al mediodía. 

.  El proyecto se mantiene por la caridad de las personas, los domingos en misa ofrecen productos, algunos no van a la Iglesia, pero vienen a la casa parroquial y dejan sus productos para seguir en el proyecto de darles de comer a muchos. Creo que Dios quiere que todo esto siga adelante, de lo contrario ya se habría caído desde hace tiempo” habla ampliamente el padre Walker.

¿Padre qué reflexión por Semana Santa?

-Poder encontrarnos con nosotros mismos. En principio un gran cuestionamiento en cuanto a qué hacemos como cristianos por los más desposeídos de la sociedad, por los marginados, olvidados. En cada momento decimos que somos hijos de Dios y a veces solo andamos metidos en nuestros problemas sin mirar a nuestro lado.

La sociedad nos pone unos valores, el cristianismo otros valores. Decía Dios: “el que cuida su vida para sí la pierde, el que ama a los demás por él, vive en abundancia”. El entender y salir de nuestro mundo nos lleva a construir un mundo más fraterno. La Semana Santa nos tiene que ayudar no para las formas, porque es bueno cumplir con los ritos, pero no hay que quedarse en ello. Creo que necesitamos de mucha más espiritualidad.

Hay corrupción, poca generosidad, el creerse superior frente a los otros, mucho racismo, discriminación, autoridades que maltratan a sus trabajadores y no es así. Cuando todos podríamos decir somos iguales, pero diferentes a la vez, entonces creo que habría una mejor convivencia. No estamos preparados para vivir con los demás porque muchos se creen superiores a los otros. Y así nos movemos. Y esto no es de ahora, Jesús ya lo hacía al criticar a los fariseos etc.   

El mundo necesita de mucha ternura… (la entrevista se corta unos segundos porque no le sale la voz al padre y enseguida nos damos cuenta que varias lágrimas empiezan a correr por sus mejillas) … disculpa…Hay que considerar que todos somos hijos de Dios y descubrir eso a veces cuesta la conversión a nosotros mismos. 

Disculpe usted padre por haber entrado como una “espada desnuda” en su corazón, tocando esas heridas grandes que tendrá al observar a diario tanta miseria, tanto abandono de seres humanos, que estamos absolutamente seguros, no quisieron ese destino para ellos. Gracias por entregar su vida a la zona de Bagazán.