No hay dinero, pero sigue el derroche

No hay dinero, pero sigue el derroche

No hay dinero, pero sigue el derroche

Toda gestión local o regional que ingresa administrar los recursos del pueblo, lo primero que expresa es que el sector salud y educación son los dos sectores vulnerables y por los que no hay que escatimar esfuerzos en sacarlos del pozo del eterno olvido para que empiecen a visibilizarse y llegar hasta los pueblos amazónicos más alejados de la capital.

Mas en el objetivo de visibilizar ese esfuerzo, cometen cada viveza y atropello contra las poblaciones al no saber dirigir y “digerir” bien los recursos económicos en el objetivo que mejore la salud y educación del pueblo. Siempre hacen lo fácil. Por ejemplo, gastar cientos de miles en publicidades ostentosas como la dirección regional de salud.

¿Por qué no contar con volantes simples que lleguen a las poblaciones más alejadas, donde no hay medios de comunicación (radio, tv, escrita, internet) que prevengan los males y las precauciones que deben tomar? No. Porque de ese tipo de trabajos y distribuciones no ganan ni un sol quien manda a hacer los “mosquitos” o “zancudos”.   

Revistas en papel couche.

Prefieren hacer cientos de revistas donde aparecen más las caras de los directores de salud en vez que los mensajes (en este caso de salud) a enviarse. Revistas a full color y de material couché, sumamente caras y que tan solo las reparten en Iquitos donde la gente mira las fotos y las dejan abandonadas en cualquier lugar.

¿Hasta cuándo esos derroches? Igual el sector educación, entran funcionarios que poca consideración tienen para con los montos que les pertenecen a los docentes, administrativos, auxiliares, cesantes y jubilados y que administra el Sub Cafae. Se desfalcaron 20 millones de soles en obras sobrevaloradas, en vez que la nueva gestión expida una norma de austeridad total, empieza con los mismos gastos frívolos de siempre.

Se van en mancha los directivos, empezando por Ari Pereyra, acompañada de más funcionarios, inclusive por integrantes de ese directorio, a recibir una premiación. De esas premiaciones bambas que abundan en Lima, por las que pagan con tal que les entreguen un reconocimiento, por no hacer nada. Pareciera que su autoestima es tan baja la de los personajes del sub cafae, que necesitan de reconocimientos insustanciales, pero que le demanda muchos gastos a la entidad.

Cables horribles en la ciudad.

La ciudad se sigue hundiendo, los cables horribles que cuelgan por toda la ciudad siguen haciéndola fea sin que Electro Oriente o a quien corresponda, se les ocurra respetar la norma que manda colocar esos cables de manera subterránea o de cualquier otra forma para que Iquitos no siga convertida en la casa del “hombre araña”.

La luz se va cuando se les antoja, con sacar comunicados creen que solucionan todo, cuando crean perjuicio en los usuarios. Y ahora, el gobernador Elisbán Ochoa, amigo de Yván Vásquez y toda esa argolla de ex funcionarios que lo rodeaban; quiere impulsar el proyecto de la Hidroeléctrica de Mazán, que costó como 50 millones de soles en puros papeles para luego escuchar que nunca se podrá hacer. Incluso viene contando con el aval de funcionarios del gobierno central como el ministro de energía y minas, que poco o nada sabrá sobre los ríos de la Amazonía.

Del agua ni hablar, los millones enviados y ahora administrados por OTASS, se siguen diluyendo por alcantarillas apestosas, no hay el servicio ofrecido de las 24 horas al día y presión hasta un quinto piso. Y cómo el dinero parece sobrar en esa empresa, ahora ya no va humildemente Jaime Flores (imagen) a los medios de mayor llegada a la comunidad a colocar sus avisos de campañas o de cortes; ahora se han dado el lujo de tercerizar el servicio.

O sea, las disposiciones que salen de ahí pasan a imagen e imagen le pasaría a una empresa (y al parecer colombiana) para que hagan el servicio de la propalación. Por lo que sin duda cobran más. Y así se andan quejando de los clandestinos que no tienen ni un sol para pagar el agua, elemento líquido, servicio básico, que manda la Constitución dotar a todos los seres humanos.

“Nos unimos o nos hundimos…” Trabajemos juntos. Compromiso con todos”. Señala el mensaje de Ochoa Sosa, plasmados en los folletos que sacan, sabiendo que estamos más hundidos que nunca. Que se llenan la boca declarando que ya vienen las obras, colocan baners anunciándolas en el gran negocio de sus vidas (para quien hace los baners) y las obras no llegan, por lo que la gente se llega a desesperar. Más los de construcción civil.

Líderes indígenas, estuvieron fuera de la convocatoria del gorel.

Convoca a una reunión a personajes del gobierno central, como el ministro de energía y minas Francisco Ismodez, para que luego declare sobre la Hidroeléctrica, en el marco de la lucha indígena, sin que invite a los que lideran la lucha de los pueblos originarios. Craso error.

Entonces estos próximos cuatro años, seguiremos hundidos y no porque el pueblo de Loreto no esté unido, lo está siempre que sea necesario demostrarlo. Seguirá hundido porque sigue la misma improvisación, sigue ese círculo maquiavélico en que los que entran a gobernar favorecen a quienes aportaron en sus campañas, no en favor de los más necesitados. Ojalá y todo esto se supere al pasar el Bicentenario. Ojalá, la esperanza es lo último que se pierde. Aunque nosotros ya la perdimos hace muchos años.