Por el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

Por el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

Escribe: Aliza Manuyama Ampuero.

Estudiante de la I.E. Nuestra Señora de la Salud.

Primero que todo, hoy me dirigiré a todos los ciudadanos de nuestra querida Amazonía para presentarles mi opinión acerca del actual Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. Hace unos días, asistí a un conversatorio que trataba este importante tema.

Sepan que me sorprendí por las ideas variadas que las personas asistentes presentaron ahí, pues dieron su punto de vista de una forma en que expresaban su disconformidad contra la discriminación que muchos reciben, incluso imperceptiblemente, hoy en día por motivos raciales y/o étnicos.

Sinceramente, yo pienso que hoy en día todos tenemos pensamientos racistas contra nuestros antiguos pueblos etnias desde el momento en que preferimos comidas, bailes, canciones, e incluso idiomas que no forman parte de nuestra verdadera cultura, aquella que cada uno de nosotros ha ido perdiendo con el pasar de los años gracias a la cultura dominante que se nos ha impuesto desde los tiempos de la colonización española. Y eso que se supone que en el momento de independizarnos hubiéramos rechazado todas las ideas racistas y dominantes que los españoles nos entregaron.

Las escuelas enseñan cosas relacionadas al pasado, eso es muy cierto, sin embargo, ninguno de mis maestros ha logrado inculcarme la idea de que nuestra cultura etnia debería ser lo más importante a aprender para que esta no se olvide por NINGUNO de nosotros con el pasar de los tiempos.

Yo soy una descendiente de la cultura KUKAMA-KUKAMIRIA y aún a pesar de aquello no sé lo que alguna vez fueron las costumbres de mis ancestros, no sé cómo hablaban porque no hay quien haya podido enseñar durante mi crecimiento, y es que incluso nuestra actual lengua es una prueba de que nosotros nos hemos dejado imponer un idioma que debería ser sólo extranjero y comenzamos a olvidar lo que algún día fuimos y hubiéramos seguido siendo si fuéramos lo suficientemente fuertes para no dejarnos llevar por una cultura que parece más “cool” o grandiosa, como sucede con algunos de mis compañeros de secundaria, y lamentablemente, con mi propia persona.

Tengo muchísimo miedo de qué en un futuro, nuestra verdadera historia se olvide y nadie, ni siquiera aquellos que nacimos gracias a ella, se la sepa de pies a cabeza. Tengo que aclarar, que yo no culpo a aquellos españoles que vinieron aquí a nuestras tierras a buscar más de lo que tomar, más de lo que necesitaban por el simple deseo de aquellos que querían más y más; yo creo en el perdón, pero también estoy segura que aunque ellos hayan sido quienes vinieron a nosotros, fuimos nosotros quienes se dejaron vencer ante las críticas, la discriminación y así olvidar quiénes somos en realidad por razones de vergüenza y poca fe hacia uno mismo. Sé muy bien que nuestros antepasados sufrieron muchísimo ante nuestros colonizadores, pero también creo que al final pudimos haber hecho más y logrado deshacernos, al botarlos de nuestras tierras, de sus dominantes y discriminadoras ideas.

Tengo miedo de perder lo que mis padres quisieron enseñarme y jamás pudieron porque a ellos tampoco se les educó de ese modo. Quiero que lean esto para recapacitar y notar nuestros actuales ideales, los cuales van olvidando lo que realmente importa de nuestra historia, nuestra vida y nuestra cultura.

Deseo que algún día nuestro pueblo se recupere y recuerde de dónde nacieron, deseo que algún día exista un lugar donde cada una de nuestras etnias no sean criticadas por nuestros inconcebibles pensamientos y podamos vivir en un espacio de interculturalidad maravilloso.