Unas 19 comunidades aledañas a lo que sería la futura carretera Iquitos-Saramiriza, sí quieren que ésta se construya

Unas 19 comunidades aledañas a lo que sería la futura carretera Iquitos-Saramiriza, sí quieren que ésta se construya

*Es lo que arroja un estudio que ORPIO realizó hace tiempo en el campo.

*Sin embargo, cuando les preguntaron del impacto negativo que causan las carreteras en otras zonas, respondieron que no sabían.

Por lo que luego de la presentación del estudio realizado por ORPIO, nuevamente los responsables de prevenir ese tipo de trabajos, retornarán a los lugares para con mayor material fílmico y documentación histórica, hacerles ver los riesgos que podría generar dicha carretera.  

“El trabajo consistió en recibir la expectativa de la gente de unas 19 comunidades que están por la zona de Nanay, Tigre, Corrientes; la mayoría dijo que sí quiere que se construya la carretera porque iban a tener empleo, se acercarían a las grandes ciudades como Iquitos y Lima, así como conectarse mejor.

El mismo discurso que defienden los políticos desde hace tiempo, pero cuando les preguntamos a la gente sobre si conocían de los impactos negativos que causan esas carreteras, como ha ocurrido en otras partes del Perú, respondieron que no sabían.

Para nosotros esas experiencias negativas no deben pasar por alto, vamos a llevar toda esa información histórica a las comunidades. Más allá de las expectativas de bienestar que defienden los políticos, en realidad puede que esa vía traiga un sinúmero de problemas.


Jorge Pérez, presidente de la Organización Regional de Pueblos Indígenas del Oriente (ORPIO).

Problemas como el aumento de la afluencia de personas foráneas, otros que presionan los bosques vírgenes que por milenios han estado al cuidado de los pueblos indígenas ya que son su fuente de alimento. Otro problema es la seguridad territorial y la presencia de traficantes de terrenos que quieren apoderarse para luego venderlos como privados.  

El Estudio hecho en las comunidades se presentará la próxima semana en Iquitos y en Lima. Queremos conocer que piensa la sociedad y las autoridades que van a llevar adelante el proyecto, que muestren el lado respecto a los impactos ambientales, y los problemas que podrían acarrear a los pueblos indígenas con esa construcción, así como dar a conocer cuáles serían las medidas de contingencia que van asumir” señaló Pérez.