Hace 28 años un ataque terrorista destrozó Yurimaguas

Hace 28 años un ataque terrorista destrozó Yurimaguas

*Incendios, saqueos y balaceras al por mayor.

*Hechos como éste jamás deben repetirse.

 Aquella madrugada del miércoles 25 de julio de 1990, un día como hoy, hace 28 años exactamente, se rompió la tranquilidad de la siempre apacible “Perla del Huallaga”, tal como se conoce a Yurimaguas, capital de la provincia de Alto Amazonas en Loreto. De acuerdo a testimonios de la época, unos 250 militantes del movimiento terrorista autodenominado MRTA, tomó dicha ciudad y las vías de conexión adyacentes.

Con la argucia de que la corrupción había llegado a límites insostenibles (tal como hoy), con armamento de guerra en mano, convocaron a la población a la plaza de armas para instarles a que su unieran a sus tropelías. Paralelamente estaban incendiado el local central de la entonces Benemérita Guardia Civil del Perú en la esquina de la calle Comercio en la misma plaza, junto al local de la municipalidad. El siniestro dejó en cenizas el inmueble, mientras que los policías habían sido tomados como rehenes.

Al mismo tiempo otro grupo quemaba el local del Juzgado en la primera cuadra de la calle Bolívar. El incendio se propagó hacia ambos lados, llevándose por entero el negocio de zapatos conocido como “Bata Rímac” y varias viviendas pertenecientes a las familias Yap y Del Aguila.

 

Sístero García “Ricardo”, estuvo a la cabeza de la lucha. Hechos se dieron en marco coyuntural de término del gobierno de Alan García e inicio del gobierno de Alberto Fujimori. 

Mientras tanto, igual suerte corría el local de la sub prefectura, ubicada en la esquina de las calles Tacna y Huallaga. Allí mismo el fuego consumía el espacio perteneciente a lo que fuera la Policía de Investigaciones del Perú (PIP). Allí, precisamente había un morador detenido en sus calabozos, quien en medio de gritos aterradores fue consumido por el fuego. El recinto tenía varios candados. El fallecido fue identificado como Hernán Cárdenas Romero, conocido cariñosamente como “Charito” en La Loma, su barrio natal.

Todo era un caos en Yurimaguas, tal como se visualiza en los videos de la época, hechos públicos tanto por la televisión local, así como nacional. Las principales casas comerciales, como “Gustavo Floríndez” y “Moisés Tong Li” fueron saqueadas totalmente. Se levantaron en peso desde balanzas, cocinas, máquinas de coser, moledoras, refrigeradoras, televisores, etc.

Los internos del Penal de Yurimaguas fueron liberados. El local conocido como el “Cuarto Sector” de las Guardia Civil fue asaltado por la horda terrorista. Los policías trataron de repeler el ataque, pero ante la superioridad numérica se rindieron. El Centro de Operaciones de la Marina de Guerra trató de ser acorralado, sin embargo, los navales lograron defender su base y con el apoyo de refuerzos (fuerzas especiales) que empezaron a llegar de Tarapoto lanzaron una ofensiva contra los terroristas que se habían concentrado en la plaza de armas.

En su huida por el puerto Adolfo Morey (o Ludwig) tomaron como rehén al médico Carlos Calampa del Águila y al odontólogo Abdiel Arévalo Saavedra (Cruz Roja – Yurimaguas), a quienes los llevaron para curar a sus heridos aguas arriba del río Huallaga, por la zona de Shucushyacu – Papaplaya y Pelejo.

De acuerdo a reportes oficiales, en el ataque a la base naval (Capitanía de Puerto de Yurimaguas) falleció el CB 1 CCG Siomar Noriega Torres.

En pocas horas las Fuerzas Armadas y policiales lograron tomar el control de la ciudad. Hechos como éste nunca más deben repetirse.