Administrativos de Nauta levantaron la voz contra directora Alcántara Giles

*Quien hasta ayer seguía en su oficina esperando que le hagan llegar un documento oficial de su salida.

Los administrativos del sector educación lo tienen bien claro. Fueron ellos y no los docentes de esa provincia quienes primero levantaron la voz sobre presuntas irregularidades que habría cometido la directora y su entorno de funcionarios.

Mientras ello ocurría, la directora Neida Alcántara Giles, aún estaba en su oficina debido a que –según dijo- no había recibido un documento oficial sobre su cambio y a quién le haría entrega de cargo.

Los dirigentes y agremiados a los más de 5 sindicatos de administrativos del sector educación de Nauta, se concentraron en el local del Sub Cafae hasta donde llegó el fiscal de turno para dialogar con ellos y solicitar que no impidan el libre tránsito por la vereda. Ahí se pudo conversar con Francisco Costa, sub secretario del Sitase Nauta.


Francisco Costa, sub secretario del Sitase-Nauta.

“Hemos venido para que sepan que no bajamos la guardia, para custodiar que no saquen algunos documentos que podrían ser comprometedores para la gestión saliente.

Hemos sido los primeros que hemos levantado la voz para exigir el cambio de la directora Neida Alcántara, por una serie de presuntas irregularidades que se han venido dando en su gestión. Como que no se ha dado a tiempo el contrato del personal administrativo, pese a que desde el 15 de diciembre salió para que se realice la contratación.

Hay también algunas refacciones aparentemente sobrevaloradas, contamos con documentación que ha sido entregada a la fiscalía. Este local donde funciona el Sub Cafae ha demandado un gasto cercano a los 100 mil soles, cómo es posible que dos baños hayan costado 35 mil soles. Luego paran refaccionando su oficina que está en buenas condiciones ¿hasta cuándo tantas refacciones?” preguntó el dirigente.


Gremio administrativo fue el que primero levantó la voz contra la directora de UGEL Nauta Neida Alcántara Giles.

Finalmente, agregó que su cambio era inminente porque ya no existía un buen clima laboral entre los funcionarios, servidores y la dirección. “Lo que nosotros hemos visto es que no se vulneren los derechos del magisterio en su conjunto. Hemos ganado beneficios desde hace 7 años y ahora nos quieren quitar. Hemos logrado lo que hemos pedido porque estamos cansados de ver muchos actos irregulares que no podíamos permitir. Venga quién venga a la dirección nosotros vamos a seguir fiscalizando, nosotros no hemos propuesto a nadie y siempre vamos a estar vigilantes” concluyó Costa.