Aldea Santa Mónica con inquietudes que deben ser solucionadas

Aldea Santa Mónica con inquietudes que deben ser solucionadas

*Algunas madres no estarían conformes con el actuar de la directora.

*Mientras que la directora Sandra Saldaña Pinedo, refirió que se reportó un impase debido a un grupo de madres antiguas.

El próximo seis de abril la mencionada directora cumplirá un año en la gestión al interior de la Aldea Santa Mónica que por ahora alberga a 102 menores. Señala que ha realizado cambios estructurales en comparación a la anterior gestión. Sobre todo, en dar un buen trato a los menores ahí albergados. Reforzando su autoestima. Entre esos puntos, exhibe la formación del coro de menores de la Aldea Santa Mónica y el impulso dado a la formación de un biohuerto donde los menores cosechan productos regionales.

Aldea Santa Mónica, ya cuenta con su propio coro de niños. Menores de la Aldea Santa Mónica, cosechando en el bio-huerto.

“Yo siento que ahora los menores están más empoderados en la parte afectiva, emocional. Dialogan más, se compenetran con las trabajadoras. Gracias a un trabajo coordinado con la fiscalía de familia y el juzgado, se ha logrado que varios niños retornen a sus casas, con sus familias.

Antes teníamos 141 menores, ahora 102. Era un exceso puesto que esta Aldea tiene capacidad únicamente para 90 niños. El presupuesto tampoco daba para tantos. Hoy se desarrolla un trabajo más técnico, más humano. De lo que se trata, es de darles una mejor calidad de vida ya que ellos son la población objetiva” puntualizó la directora.

¿Lo real es que también se han escuchado comentarios negativos en cuanto a su administración, como maltrato a una menor o a las madres sustitutas?

-Acá laboran 30 madres, de ellas 12 son nombradas y 5 son las que se oponen a todo cambio positivo. Un grupo de ellas justamente me ha dicho que ya se sienten cansadas de este trabajo y piden sus cambios a otras áreas que les demande menos esfuerzo. Tienen más de 24 años acá y mencionan estar cansadas.

Cuando yo he venido acá había una percepción distorsionada de la existencia de esta Aldea. Pensaban que el objetivo fundamental, eran ellas, las trabajadoras, pero acá el objetivo son los niños. Yo estuve mortificada por algunos comentarios, pero se ha dialogado al respecto y se han superado.

Yo sí he ejercido más presión hacia ellas en el sentido que deben tener más cuidado para con todos los menores, he enfatizado mucho en el afecto y el cuidado. Yo también había escuchado comentarios negativos que no se ajustaban a la realidad, por lo que tuve que llamar a una reunión para aclarar hasta el final.

Se indicaba que había maltratado a una niña y eso de ninguna manera, jamás ha pasado. Yo lo que quiero que entiendan es que la población objetiva son los niños, no ellas. El fin de la Aldea es albergar y brindar un ambiente saludable a los menores. Pienso que ese tema ya se ha solucionado y ahora debemos trabajar en armonía porque cuando se labora así, todo se fortalece.