“Algún día alguien saldrá desde debajo de las piedras para continuar el trabajo cultural amazónico”

“Algún día alguien saldrá desde debajo de las piedras para continuar el trabajo cultural amazónico”

“Algún día alguien saldrá desde debajo de las piedras para continuar el trabajo cultural amazónico”

*Expresa el Padre Joaquín García, a sus 80 años de vida. 52 de ellos viviendo en Loreto.

Ya no pasa la mayor parte de su tiempo en el local de la Av. Putumayo, donde quedaba el Ceta, ahora cerrado. Por lo tanto, ya no se le ve caminar por la Plaza de Armas o conversando con alguien por la Iglesia Matriz. Ahora se le ve por el bulevar caminando, mirando el bello paisaje que está al frente de la Prefectura, donde Waldo Marina Ojanama (Prefecto), le ha cedido un espacio para que ubique ahí su despacho, sus amados libros, sus recuerdos, su pasado y su presente.

No quiere hablar nada del cierre del CETA, nada absolutamente nada. Y se respeta. Cuenta que lleva 52 años viviendo en Loreto de los 80 que ahora lleva encima. Dice vivir una delicia en el lugar donde está.  


Padre Joaquín García Sánchez (81), sigue en su propósito de producir cultura.

“A mí en la Amazonía me llena y me llena de alegría todo, todo. Yo no tengo el ánimo para permanecer dentro de la tragedia o dificultad, sino el de seguir adelante. Nunca el pasado marcó mi vida, siempre es el futuro” dice. (Está escribiendo sus memorias).

Se le preguntó por la Feria del Libro. “Yo comencé estas actividades, en el año 1984 cuando era alcalde Rony Valera, comenzamos el festival cultural, música, canciones, nacimientos, pastorales, se produjo mucho. Deben haber escuchado la canción “Suena el Manguaré”. Una vez nos invitaron al congreso, cuando regresábamos nos cruzamos con un montón de libros, nos donaron y trajimos, me parece que desde ahí se dio la iniciativa.

Padre Joaquín participando en la conferencia de lanzamiento de La Feria del Libro.

Tuve una mala experiencia porque el hijo del ex alcalde Abensur, precisamente Salomón Abensur “chaluco”, me prohibió hacer el festival en la plaza de armas y nos fuimos al malecón, frente al ex hotel de turistas. No funcionó porque hasta los participantes, me dijeron que no era lugar para la feria. En el año 2013 se retomó la feria, pero ya no era igual” cuenta.

¿Qué le provoca lo que ve ahora respecto a la feria del libro?

-Una tentativa positiva, no veo que haya apoyo de las autoridades, eso me conmueve, me entristece mucho. Cómo no me va a dar pena. Habíamos logrado que haya una recuperación de la preocupación por parte de la gente para conservar la memoria cultural del pueblo amazónico, a través de producciones.

¿Y esa producción ahora ya no habrá quien la asuma y continúe, el Ceta está cerrado?

-Nadie, pero yo voy a seguir, no sé dónde se imprimirá, pero se hará. Yo siento que es posible. Alguien aparecerá para continuar la obra, por ahora no veo que haya nadie. En algún momento aparecerá, saldrá desde debajo de las piedras…

¿O del fondo del caudaloso río Amazonas?

-O del río Amazonas sí… ja,ja,ja,ja…