CARLOS DEL PIÉLAGO: LAS CONFESIONES DE UN VOCAL SUPERIOR

LAS CONFESIONES DE UN VOCAL SUPERIOR.

LAS IMPLICANCIAS DE LAS FOTOS DE DEL PIÉLAGO.

El vocal superior se confesó. Así que “a confesión de parte, relevo sin pruebas” como alguna vez dijo don Antero Flores Araoz, conocido político peruano con un humor muy fino y destacado. 

Respecto a la bendita foto donde está con Yván Vásquez y Teófilo Cubillas, entre otros, Carlos del Piélago ha dicho que también estuvo en el izamiento de la bandera en la  Plaza de Armas y también en la inauguración del campeonato de los motocarristas de ese año.

En el absurdo afán de salvarse dice que lo hizo porque Aristo Wilbert Mercado Arbieto lo mandó y él muy obediente se fue, aunque sostiene que: “… pero yo solo participé en el develamiento del busto, para posteriormente retirarme a mi domicilio”.

Es decir, del Piélago era un asiduo concurrente a los actos políticos de un denunciado, investigado y procesado  por hechos de corrupción como Yván Vásquez. O sea “un caserito” para definirlo con más sencillez.

Pero en verdad no sabemos qué clase de juez es este señor, porque cuanto más habla más se auto confiesa –valga la terminología reiterativa–. Miren pues: “… pero yo solo participé en el develamiento del busto, para retirarme a mi domicilio”.

Precisamente lo que se juzga es que él haya estado en el develamiento. Que se haya retirado a donde sea no le interesa a nadie o es que su conciencia lo acusa.

En suma, un juez que tiene mucho que confesar. Siga hablando usted señor del Piélago.