Cinco cuencas: Salud y Agua marcaron la prioridad en diálogo con la PCM

 Cinco cuencas: Salud y Agua marcaron la prioridad en diálogo con la PCM

*Se exige la aprobación de un Plan Especial de Salud Intercultural, para mitigar o contrarrestar los daños resultado de 48 años de exposición a la contaminación petrolera

Madres y líderes indígenas de las cuencas afectadas por la actividad petrolera en la Amazonía, se reunieron del 2 al 3 de agosto, con la Presidencia de Consejo de Ministros y sectores involucrados como Salud y Vivienda para definir acciones concretas de atención sus demandas establecidas en el Acta de Saramurillo.

Las reuniones realizadas en la ciudad de Lima tuvieron como agenda prioritaria, la revisión de los Términos de Referencia (TDR) para la elaboración de un estudio especializado del estado en el que se encuentra el Oleoducto Norperuano (ONP), con la finalidad de determinar su “integralidad mecánica” (si aún puede funcionar sin derrames) y determinar su funcionamiento o modernización posterior, y así asegurar la vida de la población que se ubica en el área de influencia del ducto.

Trascendió que los líderes solicitaron llevar la reunión en forma circular, como acostumbran en sus sesiones comunales, de modo que todos puedan verse los rostros de igual a igual.

“Mientras nosotros dialogamos, cientos de niños se están muriendo a causa de consumir agua y alimentos contaminados por la actividad petrolera, ustedes se han preguntado acaso ¿cómo estará nuestro pueblo ahora?” expresó Daniel Saboya mirando fijamente a los funcionarios del Estado mientras estos tomaban apuntes de la reunión.

En el transcurso de la reunión, se revisó de forma detalla el documento TDR y se determinó, junto con los funcionarios de la PCM que en lapso de diez días se deben incluir los aportes de las organizaciones indígenas, además de la opinión especializada del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), el Organismo de Evaluación y Fiscalización (OEFA); de esta forma aprobar el Termino de Referencia y avanzar en este punto.

 

Comisión de aproximadamente 30 personas fue respaldada por la Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente.

Cabe mencionar que a esta reunión no asistió Osinergmin, no obstante, de tener el 90% de competencia en este punto, a lo que los apus respondieron categóricamente que a dos años de este proceso es necesario tener resultados concretos y exigieron que el organismo se haga presente en la próxima reunión.

Acción inmediata en Salud y Agua

La segunda parte de la reunión se hizo al día siguiente (viernes 3 de agosto) con las carteras de Salud y Vivienda por separado y respectivamente, claro está, ambos espacios con la presencia de la PCM.

Se presentó la propuesta del plan de salud intercultural para la atención inmediata de las personas afectadas por la actividad petrolera, donde se dieron precisiones sobre el presupuesto que se necesita para hacer efectiva esta atención (400 millones de soles) a más de 90 mil personas a lo largo de la Amazonía Loretana.

 

Los representantes del Estado, por su parte, respondieron que han avanzado de forma lenta “estamos en medio del proceso y es nuestra intensión mejorar nuestras coordinaciones por un tema de urgencia, así que trabajaremos juntos en un cronograma con presupuestos establecidos que partan de la propuesta diferencia del plan de salud que han elaborado” dijo el jefe del gabinete de asesores del Ministerio de Salud, Neptali Santillán Ruiz.

Con el Ministerio de vivienda se dejó en claro que la intervención para asegurar agua apta para el consumo humano en las cuencas afectadas no sirvió para nada “Cómo vamos a tomar el agua que viene con tanto cloro, esta agua nos está matando” enfatizó el líder indígena, Galo Vásquez Silva, a la vez que mostraba la foto de un niño con poco cabello y el brote de heridas en la piel por el consumo de agua contaminada.

 

Comuneros reunidos en busca de la unidad y mayor reconocimiento a las cinco cuencas.

A su turno, el líder indígena Miguel Manihuari expresó su indignación diciendo que “desde el 2015 ya se sabe que el agua del marañón no es apta para el consumo humano y no se estaba haciendo nada al respecto. Por eso estamos acá” expresó.

Finalmente, a una sola voz, se solicitó a los representantes del Estado tomar medidas urgentes en cuento a la implementación de plantas para filtrar el agua y la construcción de sanitarios adecuados que ayuden a mejorar la salud de la población.

Se tendrán resoluciones definitivas y aprobación del proceso antes del 20 de agosto del 2018. Esta comisión de aproximadamente 30 personas fue respaldada por la Organización Regional de los Pueblos Indígenas del Oriente (ORPIO), la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) y el asesor indígena José Fachín del pueblo kichwa, junto con el médico ambientalista, Fernando Osores.