Contraloría se pronunció sobre frustrada adquisición de medidores de agua potable

Contraloría se pronunció sobre frustrada adquisición de medidores de agua potable

 A través del órgano de control institucional de Sedaloreto a cargo del Ing. Boris Flores Aguilar, contraloría de la república pudo ejecutar una acción simultánea a la entidad prestadora de servicios de saneamiento de agua potable y alcantarillado de Loreto, por la adquisición e instalación de 36,100 medidores de agua potable para la empresa, la misma que los distribuiría en Iquitos, Requena y Yurimaguas. Se convocó a un valor referencial cercano a los 8 millones de soles.

El documento enviado al Ing. Ever Miro García Rodríguez, hasta ahora gerente general de Sedaloreto, es bastante serio. No hay que olvidar que, en paralelo al informe de OCI recién conocido, la fiscalía anticorrupción abrió investigación por la denuncia pública propalada hace meses. Que hace poco ha concluído con sobreseimiento.

Entre los graves riesgos encontrados figuran:

-“La entidad convocó un proceso de selección sin considerar aspectos técnicos, normas vigentes y un requerimiento previo a otra entidad. Además, se realizaron cambios de documentos en el expediente de contratación en forma irregular, lo que generaría el riesgo de no cumplir con el objetivo de mejorar la micro-medición del consumo de agua y la posible duplicidad en la adquisición.

-Se ha aprobado un expediente de contratación con deficiencias en las especificaciones técnicas y análisis de costos unitarios que genera el riesgo de ejecución de actividades que no cumplían con el objetivo de mejorar la micro-medición.

-Las bases del proceso de selección se aprobaron sin la compatibilidad correspondiente respecto a la forma de pago, lo que genera el riesgo de incertidumbre en la realización de los mismos”. Puntualiza contraloría de la república/OCI/Sedaloreto.

Además, le envían al gerente un oficio expresando todo lo encontrado. “Debe valorar los riesgos comentados y disponer las acciones preventivas pertinentes, las cuales deben ser comunicadas en un plazo de 20 días a OCI para la evaluación, seguimiento y registro correspondiente”.

Agrega OCI que el documento no es señal de conformidad, por lo que no limita el ejercicio de control posterior a cargo del sistema nacional de control.