Corte Superior de Justicia cuenta con bonito Nacimiento

Corte Superior de Justicia cuenta con bonito Nacimiento

*Se le puede apreciar en el primer piso del nuevo módulo de justicia.

“El Nacimiento que ponemos en nuestra casa nos recuerda que nuevamente tendremos la oportunidad de mostrar nuestra verdadera esencia a los demás y a nosotros mismos” dice una emotiva frase para resumir el significado de un Nacimiento colocado ya sea en una casa o en cualquier entidad pública o privada.

Hoy se inicia el mes de diciembre y varias instituciones ya vienen colocando el Nacimiento como símbolo de llegada navideña. Uno de ellos, precioso, por cierto, está ubicado en el primer piso del nuevo módulo de la Corte Superior de Justicia de Loreto, a vista de todos los que lo quieran apreciar.

Un significado de la familia divina bastante grande que viene desde épocas inmemoriales tal como lo registran diversos escritos:

Uno de los elementos fundamentales en estas fechas es sin duda alguna “El Nacimiento”, aunque está ligado a una festividad religiosa, es también importante para todos aquellos que celebramos la llegada de Jesús a la Tierra.

La representación de su nacimiento se incluye entre una de las tradiciones heredadas por nuestros antepasados que ahora forma parte de las celebraciones de esta época.

La presencia del nacimiento en nuestra casa es muy importante, pues además de representar la natividad del niño Dios, simboliza una nueva vida que llegará a nosotros, un cambio que nos brinda la oportunidad de “volver a nacer” en amor y sabiduría.

Ambiente navideño ya se vive en la mayoría de instituciones públicas y privadas. Preciosos Nacimientos por todos lados.

No es necesario seleccionar el nacimiento más caro o el más bello, pues sólo tenemos que recordar su significado para saber que, como sea y del material que sea, su valor será puesto por nosotros, por lo cual resulta necesario sentir su importancia en toda su magnitud.

Se trata de hacer consciente en nuestro corazón que Dios volverá a nacer en nosotros y nosotros con Él, dándonos una vez más la oportunidad de demostrar nuestro amor y sabiduría y de olvidar los rencores y amarguras que nos alejan del amor.

Con toda la familia

El lugar más apropiado para poner nuestro nacimiento es debajo o a un lado del arbolito, ya que uno y otro son complementos de energía, pues el pino es de alguna manera la antena que está conectada hacia el universo y el nacimiento representa el renacimiento del Creador y de nosotros, su creación.

En el momento de colocar cada pieza del nacimiento es necesario hacerlo igual que con el arbolito, en presencia de toda la familia.

Debemos de tratar que cada uno participe de la gran maravilla de reconocer que nuevamente tendremos la oportunidad de mostrar nuestra verdadera esencia a los demás y a nosotros mismos.

Esto nos ayuda a vivir el gran significado de la Navidad, lo cual nos recuerda, a su vez, que también nosotros volvemos a nacer a través de la llegada de Jesús.

Cuando hayamos puesto todos los elementos en su lugar es importante haber entendido qué es lo que queremos de nosotros al volver a nacer, pues tener la oportunidad de enmendar nuestros errores cada año es uno de los más grandes regalos que recibimos en estas fiestas”.