“Cuando la gente se expresa de manera autoritaria es que el sistema democrático ya no está funcionando”

“Cuando la gente se expresa de manera autoritaria es que el sistema democrático ya no está funcionando”

*Lo cual es peligroso por lo que se deben tomar acciones inmediatas de parte del gobierno central.

Fue lo mencionado por el empresario Raúl Diez Canseco, a quien se le preguntó sobre la vergonzosa realidad del país en cuanto a los audios de la corrupción descubiertos por IDL-Reporteros. El político y hoy empresario, dijo sentirse preocupado porque en Arequipa se escuchó a la gente pedir al presidente Martín Vizcarra, que cierre el parlamento y esas expresiones demuestran que la gente está dejando de sentir al país como un país democrático.

“Pienso que luego de todo este episodio (audios de la corrupción), se abre una gran expectativa porque es la oportunidad de todos de salir de esta mazmorra de la corrupción. Encaminar el sistema judicial en el Perú que está demasiado corrupto.

Innovar en los partidos políticos, hacerlos más transparentes, democratizarlos. Crear la cámara de senadores, es una cámara más reflexiva. Esto sin aumentar el número de congresistas” opinó Diez Canseco.

¿Corrupción que se ha registrado en nuestro país en los diversos gobiernos, queda trabajar con las nuevas generaciones?

 

Raúl Diez Canseco, empresario que promueve el Record Guinnes, también opinó sobre la corrupción en el Perú.

 

-El problema del Perú es un problema de valores, no solo hay que impartir conocimiento sino reforzar los valores. Éstos videos, audios, ponen en evidencia lo que todos percibíamos en la práctica. Todo esto en la parte negativa es una debacle y en el lado positivo es una gran oportunidad de cambio. El presidente (Martín Vizcarra) le está dando una gran válvula de escape al país que era una olla a punto de explosionar.

En las calles ya se escuchaba a la gente gritar que cierren el parlamento. Entonces cuando la gente ya no cree y utiliza expresiones autoritarias es que el sistema democrático ya no está funcionando. Lo que pasa es que no son las instituciones, sino las personas que han contaminado a las instituciones. El Perú tiene la oportunidad de hacer un cambio profundo en el manejo de sus instituciones donde la esencia de todo está en la justicia y eso debe cambiar.