CUANDO LA POLICÍA Y LA PRENSA SE EQUIVOCA…

Se hace obligatorio reconocer el equívoco y rectificar, de lo contrario se estaría actuando a la ligera para conseguir falsos objetivos y eso es inaceptable. La policía que cuenta con grupos de inteligencia operativa no debería informar tan rápido a los medios de comunicación de supuestos logros sin que estén completamente seguros.

Porque lo que hacen los comunicadores sociales es rebotar la noticia entregada –en este caso por la PNP- en el mejor de los casos con sana intención pero que llega al presunto responsable de actos aberrantes de manera condenatoria involucrando incluso a sus familiares más cercanos. Las rectificaciones a futuro ya no son tan consumidas como la nota inicial quedando éstas en la mente de las personas sobre la responsabilidad atribuida a un individuo que –finalmente- no era el responsable.

Ocurrió con el esposo de la cantante principal del grupo “Corazón Serrano”, le dieron de alma al padre de sus hijos, lo atacaron diciéndole que era el causante de la muerte de su esposa, luego de sendas investigaciones se conoció que no fue así. Eso por citar solo un caso.

edito

Supuesto “maldito y monstruo” del Hospital Regional.

Centrándonos en Iquitos, el pasado domingo 17 de julio un individuo ingresó a una menor de 11 años a una zona descampada del hospital regional (increíble realmente) para violarla. La policía dijo que gracias a las características que la niña y la testigo habían dado sobre el presunto violador, lograron capturarlo en la zona de Belén. Incluso la Jueza Melina Vargas, extendió orden de detención contra el supuesto violador Raúl Vásquez Navarro (35).

Ocurre que luego de detenerlo y mostrarlo ante la prensa como el “maldito” o el “monstruo” del hospital regional, tuvieron que soltar a Vásquez Navarro porque la menor y la testigo dijeron que no era quien la había atacado ese domingo fatal en las instalaciones mencionadas. Las imágenes del video del nosocomio también arrojaron lo mismo.

Entonces, es preciso replantear el trabajo de la PNP porque a raíz de esos apuros informativos luego se disparan quejas ácidas contra el Ministerio Público, señalando que dejan en libertad a delincuentes, no siendo real esa versión. Si hay que conseguir logros, hay que verificar hasta la saciedad que sean verídicos, de lo contrario las cárceles se llenarán de puros sindicados, sin ser verdaderamente los responsables de actos truculentos como el ocurrido recientemente con la niña de 11 años y con dos menores más que fueron violadas el pasado domingo por la zona del boulevard de Iquitos, que dicho sea de paso nadie cuida y protege. Como a las niñas vejadas. Lamentable.