“Debemos reaccionar ante imposición de OTASS al enviar a funcionarios cuestionados en otras regiones”

*Sumamente indignado se le percibió al ex consejero regional Héctor Minguillo, porque Sedaloreto cuenta con funcionarios cuestionados.

Y en realidad han pasado varios años en que Sedaloreto fue absorbido por OTASS, sin que el servicio haya mejorado sustancialmente. En la gestión de la ex alcaldesa Adela Jiménez, Sedaloreto fue entregado a OTASS pensando que todo iba a cambiar para bien.

Como diría un conocido periodista: “Tras cuernos, palos”. Porque hace un tiempo los altos funcionarios de OTASS decidieron cambiar a los gerentes de Sedaloreto, enviando a personajes que ya han sido sacados de otras regiones como Huánuco, donde habrían cometido irregularidades, para enviarlos a Sedaloreto.

“Me preocupa la serie de denuncias hechas por presuntas irregularidades que tienen algunos de los personajes llegados y que habrían venido a generar una confabulación interna dentro de Sedaloreto. Por eso pido al ministerio público y la Contraloría de la República, que intervengan una vez más a esa empresa.

Cómo es posible que a vista y paciencia de todos los trabajadores de Sedaloreto, hayan aceptado a los mismos gerentes que tiempo atrás ocupaban altos cargos en Seda-Huánuco, pero los sacaron por denuncias de presunta corrupción. ¿Acaso acá no hay profesionales capaces?


Ex consejero regional Héctor Minguillo.

Hay funcionarios que se reciclan y no pasa nada, hacen compras, negociados a vista y paciencia de todos. Los únicos que no perciben esas cosas son la fiscalía y contraloría. Hay que levantar la voz, el pueblo y sus organizaciones de lo contario la corrupción seguirá campeando.

No es posible que dos personas que han ocupado cargos en Seda-Huánuco, que han sido cuestionados, ahora ocupen altos cargos en Sedaloreto ¿dónde estamos?” expresó el ex consejero Héctor Minguillo, ahora candidato al congreso por el movimiento Juntos por el Perú. 

Se conoce que los funcionarios que habrían sido traídos por el gerente de Sedaloreto, que antes estuvo en Seda-Huánuco, donde también “los cobijó”, son los siguientes:

Gerente general José Luis García Cardich. Gerente de Operaciones: Ing. Edgard Laguna y Moreno. Funcionario nombrado en Huánuco. Gerente de administración y finanzas: CPC Héctor Acuña Suárez. Gerente de Asesoría Jurídica: Abog. Froilán Inga. Jefe de Suministros. CPC Herbert Pinedo Magipo.

El último, indican que sería el hombre de confianza del grupo llegado a esta región. O sea, cada gerente se trae a la gente que quiere pulverizando la oportunidad de un ascenso para los profesionales loretanos que por años están trabajando por la mejoría de su empresa. ¿Quién los fiscaliza?


Gerente general de Sedaloreto Lic. José Luis García Cardich.

Existe una publicación sobre la gestión del ahora gerente de Sedaloreto, de cuando estaba en Huánuco.

“En la reunión se hicieron presentes los dirigentes del Sindicato Único de trabajadores del agua potable en Huánuco-Tingo María (SUTAPHTM), que han exigido la salida del referido funcionario de la empresa, acusándolo de realizar actos irregulares durante sus cuatro años de gestión y que esta gestión no es productiva para SEDA Huánuco. El secretario general del sindicato Pedro Beteta Tarazona y otros miembros del sindicato presentaron su pliego de reclamos ante los gerentes de línea y debatieron respecto a los cuestionamientos.  

Centralizaron su crítica en la mala gestión, como en el caso de la compra de un geo-radar que costó alrededor de 300 mil soles, con un monto adicional para que lo use un especialista. Además de la contratación a terceros de forma sobrevaluada, y de una casi inexistente ejecución presupuestal” puntualiza la nota.

Igual también se refieren al hombre de confianza Herbert Pinedo Magipo, que fue sacado de Electro Oriente y luego repuesto, aunque con el voto discordante de una vocal de la corte suprema, quien señaló, qué si bien se había generado un despido arbitrario, de autos no consta que el recurrente hubiese ingresado a laborar por un concurso público de méritos para una plaza presupuestada y vacante de duración indeterminada.

“Por lo tanto a mi consideración no cabe disponerse su inmediata reincorporación, sino que debe reconducirse los autos a la vía ordinaria laboral, para que el recurrente solicite la indemnización que corresponde” acotó la magistrada. Y ahora ya estaría ubicado en Sedaloreto.