¿Dirección de educación es un feudo familiar?

¿Dirección de educación es un feudo familiar?

*¿Dónde están los órganos de control interno?

La dirección regional de educación de Loreto (DREL) ya no es una “caja de sorpresas”, ni de “pandora”, no ninguna otra caja. Ya parece no ser sorpresa que algunos trabajadores de esa institución “hagan de las suyas”.

Según documentos alcanzados, tal parece ser el caso de la hija, yerno y hermana de Jenny Peña Ramírez, quien labora como encargada de control presupuestal de la unidad de personal de la DREL y Ugel/Maynas. Solo un “hada madrina con varita mágica”, al parecer podría lograr que su yerno y su hija trabajen en la misma institución DREL y que su hermana, logre un contrato “por necesidad de servicio” de su misma hermana.

Todo esto dado en marco de los conocidos “contratos pro Mil” del ex gobernador, quien impulsaba la campaña de su esposa a la municipalidad de Maynas.

El primer caso registra que Gabriel Antonio Da Costa Perea, yerno de Jenny Peña, viene ocupando la plaza de ingeniero II, en la sede de la Drel, en la plaza orgánica del Ing. Mario Vega Quinteros. Desde que era bachiller en ingeniería civil (2016). El 2018, se le renueva su contrato en esa misma plaza. Mediante Resolución Directoral Regional 000317-2018, del 12 de febrero 2018, como Ingeniero Civil.

Segundo caso. Viviana Anabelha Soria Peña, hija de Jenny Peña, el año 2016 logra una plaza de auxiliar en la I.E. “Lily Vásquez Ribeiro”. Siendo “estudiante” en el año 2017 logra una plaza de auxiliar de servicio en la I.E. 60054 “José Silfo Alván”, como trabajador de servicio y en el 2018 “cubrir” una licencia de Julio César Del Castillo Silva, quien es nombrado en la Ugel/Maynas, donde se desempeñaba como jefe del área de Escalafón.

La hija trabaja junto con su mamá en los ambientes de la Ugel/Maynas y haría que desempeñe funciones en Mesa de Partes de la Ugel/Maynas. En el presente año 2019 Viviana Soria Peña, viene laborando en Mesa de Partes de la DREL, colindante con la oficina de infraestructura, donde trabaja su pareja Da Costa Perea Gabriel. Todo sin concurso, gracias a que la señora antes mencionada, antes era dirigente sindical.

Tercer caso.

Violeta peña Ramírez, logra un contrato de trabajador de servicio en la I.E. 396 Juan Pablo II-San Juan Bautista. Contrato denominado y nominado en el marco de la última campaña electoral. Cargo logrado sin concurso, sin requerimiento, solamente los habrían adquirido por el grado de familiaridad con la encargada del control presupuestal de la unidad de personal de la Drel y Ugel/Maynas. 

¿Señor director, está usted ahí?