“Es una pena que nos acordemos de Dios cuando estamos mal y cuando vamos a la normalidad, nos olvidamos del omnipotente”

“Es una pena que nos acordemos de Dios cuando estamos mal y cuando vamos a la normalidad, nos olvidamos del omnipotente”

*Expresó el Padre Raymundo, un día después del fin de la cuarentena.

Ayer en la parroquia San Martín, se encontró al Padre en un espacio de tranquilidad debido a la baja de casos que se vienen reportando por estos días. En cuanto al virus letal, porque él sigue imparable atendiendo (solo) a más de 70 personas que llegan a diario con secuelas del mal.


Nótese las marcas que tiene en el rostro el Padre Raymundo, por la continuidad de horas con mascarilla.

¿Padre y cómo son esas secuelas, qué sienten?

-Por unos dos meses queda el dolor de espalda, una especie de carraspera, mucosidad clara, flema en la garganta y un poco dolor de cabeza. Y la ansiedad que es un factor para el que necesitan una orientación psicológica a fin de ir superando el trauma que hemos tenido todos.


Padre Raymundo, con mascarilla en mano antes de iniciar el diálogo. Luego se la coloca.  
 

Continúan las Misas virtuales todos los días… ¿nacieron en el marco de la pandemia?

-Hay que escuchar la palabra de Dios, de aliento, de confianza, de fe, de esperanza; era necesario en los momentos difíciles que hemos vivido. Y sigue siendo necesario, es una pena que nos acordemos de Dios solo cuando estamos mal y cuando vamos hacia la normalidad nos olvidamos del omnipotente. No todos ah, pero tenemos que recordar a Dios en las buenas y en las malas siempre.

Luego de lo conseguido con las plantas de oxígeno, ahora se viene el importante “trote de la solidaridad” …

-En efecto ya se conoce la noticia. Estamos como siempre buscando auspiciadores, lo recaudado será para el mantenimiento de las 4 casas de reposo. “Algo Bello Para Dios, donde están personas con VIH. Luego “Talita Kumi” que es el centro de rehabilitación. “Santa Rosa de Lima”, casa para ancianos y “Betania” un refugio nocturno.

¿Y cómo la han pasado en esos centros, en el periodo de pandemia?

-Han estado en cuarentena, con las puertas cerradas. No hemos dejado que ingrese ninguna persona, tampoco que salga. Recién se han reabierto las puertas este lunes, han ingresado algunos a “Algo Bello Para Dios” y el centro de rehabilitación, pero antes de hacerlo se les hace la prueba de descarte Covid que nos ha suministrado la dirección regional de salud.