“Estudiantes indígenas no pueden estar de un lado a otro como gitanos”

“Estudiantes indígenas no pueden estar de un lado a otro como gitanos”

*Expresó presidente de ORPIO en cuyo local alberga a 15 de ellos.

El tema nuevamente se pone sobre la mesa después que varios estudiantes indígenas se dirigieron hasta el gobierno regional de Loreto para exigir el cumplimiento del Convenio tripartito firmado entre la UNAP/ GOREL y AIDESEP. Dentro de sus demandas, justamente está la exigencia para que de una vez por todas se levante la infraestructura del albergue para estudiantes indígenas en terreno propio, el mismo que les vienen ofreciendo hace años.

Sobre el asunto se entrevistó Jorge Pérez, presidente de la Organización Regional de Pueblos Indígenas del Oriente (ORPIO). “Durante estos años el gobierno regional los ha venido apoyando con alimentación y el local.

Ellos han estado en diversos hospedajes, hoteles, luego llegaron a los bulgalows donde se decía que era por un tiempo hasta que esté construido el albergue propio, pero pasan los años y aún siguen ahí en una infraestructura que no es la más adecuada para un estudiante que necesita de mucha tranquilidad y también protegerse de las inclemencias del tiempo, como el intenso calor o las lluvias.

-Jorge Pérez, presidente de ORPIO.

Hubo un compromiso del actual gobernador para atender el tema del albergue propio en poco tiempo y así adquirir un terreno, lo que se necesita es ya la construcción. Luego de ese ofrecimiento no se ha concretado nada y los jóvenes estudiantes, así como los dirigentes interpretamos eso como una falta de seriedad porque un gobernante tiene que aprender a cumplir la palabra y si no puede debe decir entonces hasta cuánto y cómo lo hará. Acá no hay explicación y eso ha exacerbado los ánimos de los jóvenes.

-Quince estudiantes indígenas viven en pésimas condiciones –casi de indigentes- al interior de ORPIO.

No vemos una voluntad política de apoyar a los jóvenes, el gobierno regional administra las riquezas de la región y tiene que ver que haya un porcentaje, un fondo para velar por su educación y también monitorear su formación.

Los jóvenes que estudian no pueden andar como gitanos de un lugar a otro, deben contar con su propio albergue. El gorel debe coordinar con otras instituciones públicas y así abrir un albergue indígena construido con material inicial y luego ir mejorándolo para que los jóvenes puedan estudiar de manera adecuada” concluyó Pérez.