Ex dirigente del MIL asegura que el gobernador lo estafó

Ex dirigente del MIL asegura que el gobernador lo estafó

*Trabajó duro haciéndole campaña por la zona de Trompeteros (etnia Urarinas) sin que luego haya hecho algo por el pueblo.

Sumamente indignado se escuchó a Daniel Ahuite Ahuanary, quien asegura fue el presidente del MIL –Trompeteros- en la campaña electoral del año 2014 para que hoy en día el gobernador Fernando Meléndez, no lo quiera ni recibir.

“Soy de la comunidad de Nuevo Porvenir (Trompeteros-Urarinas), me llamo Daniel Ahuite Ahuanary, y he venido para quejarme ante el JEE de Maynas, respecto a que Fernando Meléndez, hace campaña por su esposa, tiene dinero y a nosotros, al pueblo prometió que apoyaría con obras y no ha hecho nada, tan solo un colegito de 3 aulas cuando nosotros pedimos un colegio secundario.

Dos veces hicimos campaña en Trompeteros, lo hemos apoyado y él me dio un documento firmado diciendo que yo era el presidente del MIL para hacer campaña en Trompeteros. Hemos puesto el pecho por él, allá alquilábamos yate, poníamos gasolina, le apoyábamos para que ahora lo busque y nos “ladee”, ahora dice “¿qué cosa te debo apu?”. O sea, nos ha estafado y eso daré a conocer el jurado de elecciones.

 

Meléndez Celis.

Dirigentes de comunidades indígenas deben impulsar Núcleos Ejecutores de manera adecuada y útil.

Me ha indignado que lance a su esposa como candidata a Maynas, y con qué plata si dice que no tiene. La salud, la educación está abandonada en mi pueblo. No hay agua, por años sufrimos abandono y postergación. Él ganado miles y se ha paseado por el mundo, todo gracias a nuestros votos, es un mal agradecido.

Dice que no hay ingresos económicos y cómo no va a haber ¿acaso no leemos periódicos? Han tenido ingresos de 58 millones para emergencias en la región y no ha hecho nada. Yo fui presidente del Mil y les apoyamos al 100% y nunca se ha acordado de nosotros, es un mal agradecido y nos ha estafado a todos. Nunca por nunca ha dicho tomen compañeros agua limpia, mejor salud, educación, no ha hecho nada” concluyó con mucha razón y mucha rabia el señor Daniel Ahuite.