“Ha sido un golpe muy duro la muerte de nuestro colega Rodolfo Arévalo, un hombre y amigo leal”

*Expresó el Dr. Walter Cambero, decano del Colegios de Abogados.

“Así con letras grandes, en mayúsculas” agregó Cambero, respecto a la calidad del profesional que en el año 2012-2013 había trabajado a su lado. Durante la entrevista, en más de una oportunidad fue asaltado por ese dolor que quiebra la garganta antes de dar pase al llanto.

“Un golpe muy duro. Él fue impulsor del Centro de Arbitraje y Conciliación del Colegio de Abogados. Una persona leal, servicial, inteligente, muy dedicada a su trabajo, a su familia. Es una pérdida muy grande… (rompe en llanto).

Su padre murió el 9 de febrero. Él (abogado Arévalo) ya tenía los síntomas. Me llamó y me dijo que estaba infectado, con síntomas, le dimos la atención. Luego lo llamaba para ver cómo iba. A partir del 10 de febrero ya no me contestaba los mensajes.


Decano del Colegio de Abogados Walter Cambero, se sintió muy golpeado por la muerte de su colega Rodolfo Arévalo Acurcio. 

La última vez que nos vimos fue en enero 2021 en el Colegio de Abogados, siempre preocupado por mejoras para los colegas. En enero dictó una conferencia sobre el Centro de Arbitraje. Una persona muy íntegra.

Además, un bombero íntegro, una persona correcta, muy valiosa. Estoy muy dolido, muy dolido. Un hombre y amigo muy LEAL, así con todas sus letras en mayúscula” remarcó sus cualidades el decano Walter Cambero. Para nuevamente dar rienda suelta a ese sentimiento que cuando es real, es bien difícil de contener, como el dolor en la garganta y la caída fluida de lágrimas.