“Hubo mecanismos administrativos para que la deforestación de Tamshiyacu avance sin base legal”

“Hubo mecanismos administrativos para que la deforestación de Tamshiyacu avance sin base legal”

*Expresó Juan Luis Dammert Bello autor del libro: “Acaparamiento de Tierras en la Amazonía Peruana-Caso Tamshiyacu”.

El libro fue presentado el día de ayer por el joven Sociólogo quien estuvo investigando muy de cerca todo el abuso registrado por la empresa de Dennis Melka, en la zona de “Sargento Lores” e incluso “Panguana” donde los devoradores de tierras, quisieron botar el campo santo del lugar con el fin de avanzar con sus sembríos de cacao o palma aceitera. Al concluir la presentación se pudo entrevistar a Juan Luis Dammert.

“El problema que habido en Tamshiyacu no ha sido únicamente un problema de deforestación sino un tema de compra sistemática de tierras y acceso a través de diversas modalidades, esto es algo generalizado y lo hacen rápidamente.

Sociólogo Juan Luis Dammert, presentó interesante libro sobre Tamshiyacu.

Lo que quiero mostrar en la publicación es que esto es una expresión de una dinámica mayor que es nacional pero también global. En cuanto al precio de la tierra y el acceso con afanes especulativos para entrar hacia el recurso y poder extraerlo bajo la idea de desarrollar la agricultura, ver el recurso forestal, los biocombustibles. Hay una carrera por la tierra y esa carrera ha llegado a la Amazonía y por eso hay conflictos por todos lados.

Desalmados, en su voracidad por la palma y el cacao hasta quisieron borrar del mapa al cementerio de Panguana. Dennis Melka y otros, no tienen perdón de Dios.

El caso de Tamshiyacu es dramático porque es una empresa grande con respaldo financiero fuerte para acceder y comprar tierras. Lo ha hecho en los últimos años, aunque ahora está con problemas financieros. Ha existido –en mi impresión- un apoyo no explícito por parte del gobierno regional (época Vásquez) es decir, no han salido abiertamente a decir ésta es la opción de desarrollo que queremos, sino que habido mecanismos administrativos que han avanzado para que todo eso sea posible y sin base legal.

 

Pobladores de Tamshiyacu y Panguana, dieron testimonio del daño inconmensurable que les ha causado la deforestación en sus tierras.

Es un caso que se ha dado a la plantación sin tener los requisitos ambientales y forestales necesarios. Luego de ello ha debido darse un proceso de sanción y ese proceso de sanción ha sido deficiente y esto invita a pensar que pudo haber cierto nivel de complicidad o falta de capacidad para regular ese tipo de emprendimientos que le quedan un poco grande a la autoridad.

Pienso que también hay problemas de diseño institucional. Instituciones de las que uno piensa que son los encargados de sancionar como Serfor o el ministerio del ambiente, como está la Ley actualmente, no tienen competencia para ese tipo de sanciones todo ha sido descentralizado y quien ve el tema es el gobierno regional a través de la administración forestal. Existe mucha rotación en los cargos, hay falta de capital humano, se han dado transferencias de competencia sin presupuesto, es una situación que no permite gobernar el asunto de forma correcta, está fallando ese diseño institucional” concluyó Dammert.