“¡SOY INOCENTE!”: FEA BROMA DEL DÍA DE LOS INOCENTES

“¡SOY INOCENTE!”: FEA BROMA DEL DÍA DE LOS INOCENTES

-Poniendo los puntos sobre las íes respecto a Yván Vásquez, ex presidente regional de Loreto.

-Alberto Fujimori e Yván Vásquez, una moneda con la misma cara.

Por lo general todos los individuos que son detenidos o sentenciados por la justicia, terminan expresando esa frase: “Soy inocente”. Dentro de todos hay dos presidentes que lo hicieron y que la dejaron grabada en el colectivo social. Esa es la idea.

Un ex presidente del Perú como Alberto Fujimori y un ex presidente regional como Yván Vásquez, ambos encarcelados por delitos contra la administración pública. O sea, por haber permitido que sigan muriendo las nuevas generaciones de peruanos y loretanos a causa de desnutrición y otras enfermedades, habiendo engordado tan solo las billeteras del círculo de gente que trabajó para ellos en vez de haber utilizado ese dinero del Estado en cambiar la paupérrima situación económica de la mayor parte de peruanos. Y loretanos-reiteramos.

Igual expresión de dos ex presidentes hoy en cárcel.

Siendo culpables, según la justicia, dicen “soy inocente” y es que durante todo el periodo de sus gobiernos se acostumbraron a hacer lo que mejor les parecía. La conducta de Yván Vásquez, siempre fue actuar detrás de sus cancerberos. Siempre mostró una cara al pueblo, a los jubilados, a los trabajadores estatales y al dar la vuelta, se burlaba de ellos cruelmente. Testimonios existen.

En dos oportunidades la justicia determinó prisión preventiva para que responda sin causar peligro procesal y en las dos veces pasó a la clandestinidad hasta que su pool de abogados lograba sacarlo al conseguir libertad con restricciones. En la primera allá por el 2005, no pisó la cárcel. En el 2014 se escondió, luego salió en un mitin se fue a una clínica y pasó al penal a jugar una pichanguita. En menos de cinco días estuvo fuera y nuevamente sentado en su despacho del gobierno regional animándose a una tercera reelección. Quedó pésimo. Pese a ese resultado fatal, se animó a postular para el Congreso, ya estaba asustado por los juicios que se le venían en catarata.

“NO ME HE HUIDO DE LA AUDIENCIA”

Manifestó a los medios de comunicación que lo esperaban en el Poder Judicial el día en que se entregó (21 de diciembre 3 y 50 p.m.). Y eso no es real. Lo real es que si huyó desoyendo el mandato que le había dado el juez José Chumbe Silva. Solo hace falta revisar la grabación y el audio de dicha audiencia donde todo queda filmado.

Vásquez, llegó a las 4 y 44 minutos de aquella tarde en que se leyó el adelanto del fallo de la sentencia (martes 20 de diciembre 2016), hizo su defensa material cuando se lo mandó el juez. Ahí expuso que no se corría de la justicia, que siempre había dado la cara etc. etc. Y que incluso estaba ahí en ese momento dejando por unos minutos una reunión muy importante.

¿Qué puede ser más importante para cualquier mortal que estar en una audiencia donde está en juego su libertad? Creemos que nada. Una vez que Vásquez hizo su defensa, pidió y casi rogó al juez que le permita retirarse para continuar con su reunión. El Juez Chumbe, le consultó al Fiscal Peralta Chota y este se negó diciendo: “Si él ya ha venido a la audiencia, tiene que quedarse hasta que concluya”. Por lo que el Juez Chumbe, le ordenó quedarse y no retirarse del Poder Judicial, lo que fue escuchado incluso por los policías judiciales que estaban presentes.

¿Qué hizo Vásquez? Junto a su abogado, caminó por todo el segundo piso, bajó al primero y se fue casi corriendo a la calle donde tomó un motocarro hacia la calle Condamine. Cuando se le preguntó al abogado Christian Mattos, él dijo que su patrocinado iba a la reunión urgente pero que retornaría de inmediato y que el tiempo sí le iba a alcanzar. Nunca retornó.

Momento exacto cuando el juez Chumbe, le ordena a Yván, que se siente y que debe permanecer en la Sala Penal hasta que concluya la audiencia.

Pero eso no fue todo lo que dijo e hizo el abogado Mattos Franco. Al reanudarse la audiencia el juez Chumbe Silva, le preguntó por su defendido y Mattos, casi a media voz seguro para que no quede registrado en el audio; respondió que había ido unos minutitos a su reunión pero que regresaba enseguida. No llegó. O sea, el abogado le mintió al juez y eso debería ser evaluado no solo por Chumbe Silva, sino por el propio Colegio de Abogados.

Entonces está demostrado que Vásquez sí huyó de la justicia ese 20 de diciembre porque el Juez Chumbe, le ordenó que no se retire del PJ y él lo hizo ¿cómo se llama eso? En fin son estrategias legales que de seguro le fueron sugeridas. Tal como otras que se escucharán este jueves 29 de diciembre en el penal de varones, cuando el juez lea la sentencia integral del caso Alcantarillado I.