“Invoco a mis colegas que no se involucren en procesos irregulares que perjudican al pueblo”

“Invoco a mis colegas que no se involucren en procesos irregulares que perjudican al pueblo”

*Expresó Martín Tuesta Gómez, Decano del Colegio de Abogados de Loreto.

Y no solo eso, también ha adelantado que no será una gestión “muda” ante los diversos problemas sociales que se registran en esta parte del país. Hizo un pequeño balance de la gestión dejada por el ex Decano Javier Dávila Munarriz.

“Hay que reconocer que ha hecho un buen trabajo en la parte gremial, quizá el tema que ha dejado de lado sea el del interés público. Nosotros hemos decidido como junta directiva que nos involucraremos con interés en los problemas del pueblo, por lo que daremos a conocer nuestra opinión frente a los temas neurálgicos de la sociedad.

Abog. Martin Tuesta Gómez, Decano del Colegio de Abogados de Loreto.

Emitiremos una opinión desde el punto de vista jurídico, nuestro Estatuto nos da esa facultad de pronunciarnos como Colegio de Abogados, integrados en el consejo regional de los Decanos de los colegios profesionales. Lo haremos sin descuidar lo interno, lo gremial e institucional” declaró Tuesta.

¿Se entiende que nadie se puede quedar en estado de indefensión, pero a veces se ve a cada abogado, defender lo indefendible?

-Así es, siempre hay que garantizar los derechos de los procesados. Yo quiero invocar a mis colegas, sobre todos aquellos que trabajan en las entidades públicas, a que tengan cuidado en los informes legales que ellos emiten. A veces esos informes se pueden maquillar para tapar algunos actos ilegales. Tienen que cuidarse para que no se involucren en trámites o procesos irregulares que puedan afectar las arcas fiscales y los intereses del pueblo.

El interés legal debe tener un sustento jurídico, hay que trabajar correctamente para que luego no se vean involucrados en procesos penales y otros, así también por la salud de la administración pública. Necesitamos que todos los funcionarios hagan correctamente su trabajo, que cumplan con el código de ética y estrictamente pegados al ordenamiento jurídico.