“En la acusación fiscal no hay que probar el delito sino en el juicio oral”

“En la acusación fiscal no hay que probar el delito sino en el juicio oral”

*Expresó el Abogado chileno Jhonatan Ramírez, especializado en dogmática penal.

El mencionado profesional estuvo en Iquitos dando conferencias sobre el aspecto penal, tanto en el poder judicial como ayer en la tarde, en el ministerio público. De nacionalidad chilena, actualmente radica y labora en Argentina. Habló respecto a su especialidad dogmática penal.

“La litigación es un proceso penal acusatorio donde hay que hablar de la imputación mínima necesaria. Los hechos que usted tiene que decirle al fiscal, explicar por cuáles le están investigando, cuan precisa tiene que ser esa explicación y en qué momento se la debe dar. Esa es la polémica que se está dando en el Perú y eso me parece muy bien. En otros países de América ni siquiera se lo han cuestionado.

A veces se hace una mala interpretación de la norma, se está volviendo de nuevo a las formalidades del sistema antiguo. Hay que recordar que el sistema acusatorio no es un sistema formalizado, es un sistema donde importa mucho más el contenido que las formas, no hay formas pre establecidas.

Abog. Jhonatan Ramírez, especialista en dogmática penal.

Pienso que se están excediendo en el tema de las formas que tiene que tener una acusación. Están preparando poco en el contenido necesarios. Por qué en el fondo si yo lo que necesito es saber de qué se me acusa para defenderme. Solo eso. Pero acá algunos abogados y los jueces están aceptando esas tesis, es que tienen que darle con precisión casi matemática, cuál y cuándo exactamente ha sido el hecho.

Un ejemplo: si alguien tiene una nena de 4 años y ella va donde su madre y le cuenta que un tío la tocó, y dice que sucedió antes de Navidad y después de las vacaciones de invierno. ¿Cómo le voy a precisar esa imputación, saber el día exacto, cómo podría pretenderse que algo así no se investigue, que no se sancione porque no sabemos la hora y el día exacto? Solo porque lo dijo la nena.

La Imputación tiene que hacerse concreta en la medida que la fiscalía tenga concretamente la posibilidad de hacer esa precisión. Demostrar totalmente, eso se demuestra en el juicio oral. Lo que me parece no se puede hacer, es estar resolviendo las causas con el mérito de las pruebas de fondo.

Luego decir ahora mire usted (el juez al fiscal) no tiene pruebas y yo voy a sobreseer, que eso equivale a una sentencia absolutoria. Todo eso se está haciendo antes del juicio y en realidad, todo eso se debe sustentar en el juicio oral” remarcó el especialista.

¿Los jueces les pueden decir a los fiscales, ustedes no pueden venir acá acusar si no tienen suficientes pruebas?

-Son distintas etapas las del proceso. La primera etapa es la de formalizar donde se va juntando la información, donde tengo que decir por qué estoy investigando para que genere su prueba y luego viene la etapa de acusación donde sí hay que ver que dicha acusación sea medianamente seria, pero no es que ahí tenga que probar el delito porque para eso está el juicio oral.

Lo que pasa es que de nuevo al igual que en el sistema anterior, el juicio oral está pasando como algo irrelevante frente a la investigación preliminar. Es como antes cuando se hablaba de los procesos sumarios. Esa forma está haciendo que la justicia sea más lenta. El centro de todo lo están llevando a la etapa de investigación preparatoria, cuando es el juicio oral.