“En Loreto ha debido darse un calendario alternativo, no un calendario alterno”

“En Loreto ha debido darse un calendario alternativo, no un calendario alterno”

*Expresó el ex secretario del Sute/Loreto Prof. Rafael Flores Saavedra.

“Yo tengo una preocupación grande respecto al calendario alterno que implicaba la concepción de la dirección regional de educación en cuanto a las inundaciones que siempre se daban en marzo y que por eso no deberían empezar las clases en ciertos lugares, sino en mayo porque supuestamente en mayo se normalizaba la creciente. Este año no hubo inundación en marzo, recién se está dando ahora en mayo.

Entonces, la primera pregunta es: ¿va haber clases en esas instituciones educativas que se han ubicado en el calendario alterno? ¿Por qué no empezaron en marzo si no se inundaron? Son dos meses que han perdido clases. Se supone que con el calendario alterno iban a ir de mayo a febrero, pero ahora sí está inundado entonces ¿cuánto van a perder? ¿Todo esto es un manejo político o no, dónde y qué están haciendo los maestros de ese calendario?” interrogó el maestro.

¿Algunos padres y docentes llegaron de zonas alejadas para denunciar que los habían colocado en el calendario alterno, cuando hasta sus colegios no llegaba la creciente?

-Por eso yo pregunto: ¿dónde están ahorita esos maestros? ¿Qué están haciendo los maestros ubicados en el calendario alterno? ¿Quién acompaña todo esto o será un programa más de los tantos que tenemos que conllevan a un derroche de dinero?

Prof. Rafael Flores Saavedra, plantea interrogantes en cuanto al calendario alterno de Loreto.

Un calendario alterno estacionario no nos sirve, necesitamos un calendario alternativo que vea cuál es la situación climatológica y ver si puede adaptarse que se adapte, y si la situación es riesgosa que se suspenda y vean otras alternativas. Además, todo el tiempo Loreto se ha inundado y la vida rural continúa con o sin inundación, con vaciante o sin vaciante; ¿entonces por qué la educación no puede continuar, la educación es parte de la vida.

El problema es que se quiere imponer una educación sin tener un tipo de criterio en función a cuál es el contexto y la realidad, y cómo se desenvuelve la vida diaria de las comunidades. Y en función a ello se tiene que planificar esa educación. Ahora la realidad nos da la razón con lo que está pasando.

Hay que preguntar al director regional de educación, o en gestión pedagógica de la Ugel para saber ¿qué está pasando por qué en varias comunidades no han empezado las clases en marzo, pese a que no hubo inundación? ¿Van a seguir en mayo inundados o dejarán de estudiar? Todo eso queremos saber puntualmente.