MARINA DE GUERRA Y SIMAI DEBEN RESPONDER POR MUERTE DE 07 LORETANOS ASFIXIADOS CON MONÓXIDO DE CARBONO

MARINA DE GUERRA Y SIMAI DEBEN RESPONDER POR MUERTE DE 07 LORETANOS ASFIXIADOS CON MONÓXIDO DE CARBONO

*Marina se quiere desprender del problema señalando que el SIMAI es el responsable.

*Cuarta Fiscalía Penal encuentra responsabilidad en ambas instituciones, pero ellas niegan información requerida por el Ministerio Público.

El 11 de noviembre del año 2014 toda la isla Iquitos, la región Loreto y el país entero se vio tocado por la noticia de la muerte de siete personas asfixiadas con monóxido de carbono emanado al interior de un dique al que ellas habían ingresado para arreglarlo siguiendo las órdenes de sus superiores.

Superiores que no evaluaron el inmenso riesgo y peligro de las siete personas que entraron al lugar, quienes nunca más salieron con vida. Otros salieron con las justas, heridos y dolidos por todo lo acontecido con sus compañeros a quienes minutos antes los habían visto morir uno a uno. Testigos que posteriormente han servido para narrar con detalle la tragedia registrada ante el fiscal penal Edwin Miguel Choque Sanabria.

La abogada de los deudos, Noemí Castillo Navarro, recordó los nombres de las siete personas que murieron asfixiados aquel 11 de noviembre del 2014. Wenceslao Aspajo Maitahuari, Jaime Sayón Ríos, Kelvin Vásquez Macedo, David Elisbán Lozano Córdova, Giuliano Silva Arellano, Jordi de la Cruz Romaina y Manolo Pizango Sandoval.

Los familiares siguen sufriendo su ausencia y sin duda, no descansarán hasta ver que la justicia sancione ejemplarmente a los responsables de tan irreparable pérdida por una negligencia inaceptable. Por una acción que pudo prevenirse.

Abog. Noemí Castillo Navarro, junto a deudos de los siete trabajadores que perdieron la vida un 11 de noviembre de 2014.

“La Marina de Guerra quiere echar la culpa únicamente al SIMAI y nosotros decimos que no porque en la tragedia también se encontraba personal de la Marina y hasta donde se sabe la Marina es muy celosa con su personal. Así que debe informar a la cuarta fiscalía penal sobre el por qué estaba su personal en ese lugar.

La Marina y el SIMAI se niegan a entregar esa información que es vital y que se las está solicitando el ministerio público para profundizar en los elementos de convicción y así solicitar la pena correspondiente” dice la abogada Castillo Navarro.

La misma abogada quien estaba acompañada por los deudos de los siete fallecidos, recordó un poco qué ocurrió exactamente ese 11 de noviembre de 2014.

“Todo empezó a las 10 de la mañana cuando avisan que había un problema con una de las motobombas de un dique por lo que no funcionaba. Ahí deciden ingresar cuatro motobombas portátiles al tanque, o sea, un dique cerrado no abierto y eso era una bomba de tiempo. Los gases se empezaban a concentrar, a eso de las dos de la tarde el personal empezaba a sentirse mal a asfixiarse, lo que fue de inmediato reportado, pero nadie hizo nada. A eso de las siete de la noche varios trabajadores iban muriendo por efecto del monóxido de carbono.

Muerte de marinos sigue en carne viva. La herida no cicatrizará hasta que haya justicia. 

Lo que se exige ahora es que tanto la Marina de Guerra como el SIMA presenten un informe de sus investigaciones para conocer en qué han concluido y a quiénes han sancionado. Qué funciones debieron realizar o qué acciones para prevenir que esos trabajos terminaran en tragedia.

Lo que se conoce es que más bien habrían premiado a los superiores que en ese año estuvieron en altos cargos, sin que hasta la fecha hayan pagado por lo que permitieron que se registre sin que antes se cuide la valiosa vida de siete personas que han dejado esposas, hijos en la orfandad, padres, hermanos, amigos que aún sienten su ausencia y que claman justicia” habló la abogada.

Agregó que existe gran responsabilidad ya que “a pesar de los riesgos corridos no se dispuso la paralización de los peligrosos trabajos ni la implementación de los controles operacionales establecidos en esas tareas donde hay disposición de gases tóxicos. Se creó un riesgo adicional a una actividad que por sí misma ya era riesgosa.

La fiscalía ha encontrado a cuatro personas del Simai como responsables entre ellas a Carolina Vargas Rosales y Ana Lomas Rengifo, pero faltan muchos más y por ello exigimos que la Marina y el SIMAI entreguen la información de sus investigaciones a la cuarta fiscalía penal la misma que les están solicitando desde el año 2015 y hasta la fecha nada” concluyó.

Buena oportunidad para que en los desfiles de Fiestas Patrias se pregunte al Vicealmirante de la Marina, sobre el presente caso.