MINISTERIO PÚBLICO DEBERÍA SEPARAR AL FISCAL AMENAZADOR

MINISTERIO PÚBLICO DEBERÍA SEPARAR AL FISCAL AMENAZADOR

Por haber arrojado a los sifones del pestilente alcantarillado el Código de Ética del Ministerio Público (2016), el mismo que manda lo siguiente:

“El presente Código busca que todos los miembros de la institución se fortalezcan en una cultura de principios, valores y deberes, que permita alcanzar la justicia como valor supremo y afianzar su recta administración en concordancia con los elevados fines de la institución.

Código de Ética del Ministerio Público.
Código de Ética del Ministerio Público.

Es sabido que, debido al valor fundamental que el Estado Democrático y Constitucional de Derecho otorga a la justicia y a su impartición, la sociedad exige de sus operadores, entre ellos imprescindiblemente los miembros del Ministerio Público, un nivel de probidad, honorabilidad y discreción más allá del que es exigido al común de los ciudadanos y a los demás funcionarios públicos. Por esta razón resulta difícil separar la persona de la función cuando se trata de valorar la conducta de un miembro del Ministerio Público, pues socialmente se considera que debe mantener una conducta de excelencia en todos los aspectos de su vida, tanto en el ejercicio de sus funciones públicas como en su quehacer privado.

En el ámbito de las funciones públicas, para contribuir a la humanización del sistema de justicia y, en el aspecto privado, a fin de merecer la confianza y credibilidad de la sociedad en la función del Ministerio Público y en quienes la ejercen. En suma, los principios, valores y deberes acompañan a los miembros del Ministerio Público más allá de la función, debido a la expectativa social que le impone actuar con definida integridad, honorabilidad, probidad, veracidad y justicia.

No está demás recordar que los principios, valores y deberes contenidos en este Código son prescripciones de corrección, independientes de las medidas disciplinarias y de cualquier sanción legal. Su finalidad es orientar, prevenir y auxiliar al fiscal, ante la interrogante sobre qué hacer frente a la diversidad de situaciones que se presentan en el diario devenir de la vida.

El presente Código aspira a ser una herramienta de motivación y de interiorización de cada uno de los principios, valores y deberes en él contenidos, así como de reflexión frente a su aplicación en nuestra conducta diaria; enalteciendo y solidificando al Ministerio Público como un organismo constitucional autónomo de reconocido liderazgo moral en la sociedad, necesario para la consolidación de un Estado Democrático y Constitucional de Derecho”.

A VARIOS PRINCIPIOS Y VALORES

Apunta el mencionado Código de Ética del MP, observamos entre ellos el de la no arbitrariedad que señala que los fiscales deben actuar de manera racional, razonable y justificada. El Fiscal Marco Pinedo Rojas, dejó de lado todo lo racional para cruzar la pista de la Plaza 28 de Julio y con celular en mano filmar y amenazar a la periodista. Así como hacerlo por segunda vez desde la puerta de un restaurante.

También está el de honestidad que dice que los fiscales deben comportarse y expresarse con coherencia y sinceridad, de acuerdo con los valores de verdad y justicia. La honestidad obliga a conducirse con verdad y transparencia en relación con la realidad y los demás seres humanos. Así como el valor de veracidad que dice que deben actuar con precisión y exactitud, de acuerdo a la realidad circundante, comprendiendo que sin la verdad no se puede alcanzar la justicia. La verdad involucra exactitud, objetividad e imparcialidad” dice el Código.

Filmando en plena Plaza 28 de Julio.
Filmando en plena Plaza 28 de Julio.

Hechos a los que faltó el fiscal en cuestión ya que en su carta notarial dice que es falso que nos haya amenazado y que era falso que estuviera desayunando en horas de trabajo, cuando él sabe perfectamente que todo sucedió el día viernes 11 de noviembre a las 10 y 30 de la mañana. Cuando él estaba sentado en una mesa tomando jugo al lado de una procesada por corrupción en el gobierno regional de Loreto.

También contemplan el valor de la Prudencia en el Código, señalando que los fiscales deben proceder con equilibrio y moderación, con ecuanimidad y mesura en nuestros actos y opiniones, buscando siempre la cordura y el justo medio. Igual el valor de Decoro que dice que tienen que mantener un actuar acorde a la dignidad del cargo que se ostenta, un estilo que trasunte la seriedad y honestidad que haga confiable su labora. Valores que se olvidó olímpicamente Pinedo Rojas.

En las normas de conducta está que los fiscales deben dar ejemplo de honestidad, manifestando una imagen de incorruptibilidad a fin de conservar el reconocimiento social. ¿Cómo pensar que sea confiable si se reúne con ex funcionarios de Yván Vásquez, que son investigados por altísima corrupción en Loreto?

 

Tomando desayuno con una investigada por corrupción de la era V
Tomando desayuno con una investigada por corrupción de la era Vásquez Valera. ¿Por qué no entrega la filmación a sus superiores? 

Ahora bien en las consideraciones finales del presente Código señala que todo lo ahí plasmado es para todas aquellas personas que laboran en el Ministerio Público, además indica que los principios, valores y deberes conforman el perfil del fiscal y deben ser considerados en todo proceso de evaluación para las acciones correctivas o de estímulo correspondientes.

Así que en manos del Fiscal Decano Marco Antonio Valdez Hirene y la jefa de OCI del MP Lidia Aliaga Rezza, está el accionar contra un fiscal que se desdice plenamente de lo que manda su propio Código de Ética.