“El MINSA no plantea una atención de salud dirigida al problema en sí que es la contaminación”

“El MINSA no plantea una atención de salud dirigida al problema en sí que es la contaminación”

*Expresó el médico cirujano Fernando Osores Plenge, Magister en enfermedades infecciosas y tropicales. Experto en toxicología clínica ambiental.

Fernando Osores, es consultor independiente de las cinco cuencas que se ven afectadas por la contaminación ambiental. Ayer en las instalaciones del Colegio Médico, se reunió con los principales dirigentes para evaluar el tema de la contaminación y los estragos que hace en la salud de los hijos de los pueblos originarios.

“Acá hay un problema importante que es una contaminación acumulada que viene de los años 70 y que se ha incrementado con sucesivos derrames de petróleo que han sido en diversas zonas. Personas de diversas comunidades vienen a reclamar acá sus derechos, no vienen a atacar la actividad sino su derecho al agua potable como lo reclamaría cualquier peruano en cualquier parte del país. También un ambiente equilibrado, está bien extraer recursos, pero eso no debe significar que sea a expensas de nuestra salud.

La explotación ha sido tan irresponsable que se han producido sucesivos derrames y se han vertido cantidades muy grandes de arsénico y cadmio que son considerados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como cancerígenos comprobados no hay duda. Se ha encontrado mercurio, plomo, que son dos destructores del sistema del cerebro, del sistema nervioso central, desde que el niño está en el útero materno.

Médico Cirujano Fernando Osores Plenge, Magister en enfermedades infecciosas y tropicales, así como experto en toxicología clínica ambiental. Ayer hubo reunión con dirigentes de las cinco cuencas que tienen que ver con la zona de influencia petrolera.

Ellos son ciudadanos de primera como todos, lo único que piden es su derecho a tomar agua potable, a una seguridad e inocuidad alimentaria. Tener alimento y que ese alimento sea inocuo (inofensivo). Hoy en día las cadenas alimenticias, es decir los peces, están contaminados con mercurio, plomo. Su principal fuente de sustento para sobrevivir proteicamente y desarrollar como seres humanos, así como generar un comercio local con venta de peces; está arruinado por la contaminación.

El ministerio de salud tiene una visión que éste es un problema que es tan complejo que se hace muy difícil delimitarlo. No plantea planes de atención de salud dirigidos hacia el problema en sí que es la contaminación. Hacen atenciones de salud que normalmente el Minsa está obligado por Ley a hacer como la lucha contra la anemia, malaria, etc. Pero eso es obligación de todos los días y no debería sentirse orgulloso y ufanarse de lo que hace porque eso le manda la Ley a hacer.

Lo que no quiere aplicar es un nuevo programa de atención de enfermedades asociadas al medio ambiente y la OMS en su último informe ha sido claro y contundente para los gobiernos en decir, que un tercio de todas las enfermedades que sufren las personas, están asociadas a la contaminación ambiental, a efectos ambientales y que se debe gastar en planes que reduzcan los impactos ambientales y con eso ahorrar un montón de dinero en atender enfermedades que pueden ser prevenibles.

El ministerio de salud no quiere invertir en protección y prevención, espera que se produzca el problema, el derrame, espera que las personas estén envenenadas con una serie de metales en su sangre para recién reaccionar. Como los bomberos que apagan el incendio y de ahí se va y el fuego vuelve a salir porque la enfermedad no espera. No hay una atención integral.

Acá las actividades productivas y el desarrollo intercultural y el respeto intercultural entre los pueblos ancestrales, debe darse en un marco de respeto a la Ley. Pero justamente es el ministerio de salud el primero en incumplir la Ley y el primero en producir estos conflictos ocultando información, haciendo estudios inadecuados como el que hace poco hicieron con cuatro cuencas, incluso el instituto que lo hizo está demandado. Y yo me pregunto ¿quiénes realmente son los antisistema en este país? No son las comunidades, son el ministerio y los funcionarios porque no quieren hacer cambios. No hay voluntad política” habló claramente el experto en toxicología clínica ambiental.