Monseñor señala que el Vicariato no es una institución mercantilista

Monseñor señala que el Vicariato no es una institución mercantilista


Monseñor señala que el Vicariato no es una institución mercantilista

*Frente a comentarios del cierre del CETA y alquiler de algunos locales a empresas privadas.

*También se pronunció sobre la muerte del Hno. Paul McAuley, pidió a las autoridades que investiguen a fondo para conocer la verdad. 

*Así como del marco cercano de la Semana Santa.

Se buscó al monseñor Miguel Olaortúa, para conocer un poco más sobre el cierre del Centro de Estudios Teológicos de la Amazonía (Ceta) que por años estuvo capitaneado por el padre Joaquín García.

“El Ceta estableció una estrecha relación con la comunidad científica regional, nacional e internacional, para impulsar con otros organismos públicos y privados la definición de la propia palabra amazónica y la búsqueda de afirmación de la IDENTIDAD de las poblaciones de más acá de los Andes, históricamente excluidas. Sentimos aquí que nuestra misión es inspiradora y no protagónica” se lee en parte de la historia del Ceta.

Sin embargo, esa inspiración, protagónica o no; falleció hace meses. El CETA murió y hasta el mismo padre Joaquín García, duda que aparezca alguien dentro de poco que lo ayude a resucitar como Lázaro. Se ha extinguido. Joaquín García, en todos los idiomas se ha negado hablar sobre el “difunto” Ceta.


Monseñor Miguel Olaortúa, se pronuncia sobre temas relacionados a su quehacer religioso.

Por lo que conversamos con el actual Monseñor Miguel Olaortúa, ya que existen comentarios a media voz, que actualmente el Vicariato se estaría conduciendo de manera comercial, antes que religioso. Olaortúa, por supuesto niega esos comentarios y explica qué pasó con el CETA. “Todo el mundo hablaba del CETA, pero nadie lo apoya y mantenía una deuda cercana a los 200 mil soles” expresó de entrada.

“Los alquileres de algunos locales ya estaban desde la época del padre Joaquín, quizá en un intento de sobrevivir porque el CETA tenía muchas deudas. Y luego pues esta realidad que desgraciadamente estaba en manos del padre Joaquín y Alejandra.


Casa que por años cobijó al CETA, ahora permanece cerradam calle Putumayo. Edificio de Irapay, en primer piso negocio privado. Se alquiló a La Zona, por la parte de la calle Próspero.       

Los mismos trabajadores me estaban reclamando a mí que no se les pagaba, la deuda era terrible. Estábamos manteniendo una cosa que había sido muy importante en el tiempo, pero que hoy en día por otras razones sociales, culturales, etc. no estaba produciendo ni cumplía con la función con la que se había originado el Ceta.

Se tuvo que sancionar con el cierre de forma jurídica para evitar la deuda ya que en caso que desapareciera el padre Joaquín, tendríamos un problema jurídico por el hecho de mantener el Ceta que realmente estaba en sus manos. Había que arreglar la situación antes que la salud del padre Joaquín se deteriorara” declaró Olaortúa Laspra.

Háblenos del local del Ceta en la Putumayo, ahora está cerrado…

-El local es del Vicariato, no del Ceta. El edificio Irapay era del Ceta, pero ya se hizo una trasladación al Vicariato. La sede del Ceta era del Vicariato, en definitiva, el Ceta dependía del Vicariato, pero en la realidad funcionaba casi autónomamente. Eso hizo que poco a poco cumpla con su función y se fuera endeudando. Hizo préstamos para poder sobrevivir, a los trabajadores y a las entidades que prestan servicios, no se les había pagado lo que corresponde. 

¿Y por qué dice desgraciadamente ha estado en manos de ellos, no supieron administrar la economía del Ceta?

-No es así. Lo digo por la ley de vida, son dos personas mayores. Él (Joaquín) estuvo un año fuera, en España, un poco enfermo. En el Vicariato hemos estado atentos y se ha recuperado parte de lo que se debía. La imprenta que era lo único que funcionaba en ese local, ya no puede competir con las imprentas actuales, ni siquiera el Vicariato le mandábamos a imprimir cosas…

¿Y por qué, ahí hacían buenos trabajos?

-Hacía buenos trabajos, pero ya ni el personal, ni las tiradas, ni las máquinas, hacía que puedan competir con otras imprentas. Ahí está la máquina si es que alguien quiere comprar a precio módico, ya no tiene un valor comercial.

¿Algunos piensan que desarrolla una gestión mercantilista porque se ha alquilado local del Vicario a una empresa privada como “La Zona” (vende ropa deportiva)?

-No, no, no. “La Zona” no tiene nada que ver con el local del Vicariato, el de acá sí (el de la Plaza de Armas). No es que nosotros vayamos a utilizar los locales del Ceta, es que el Ceta estaba en los locales del Vicariato. Lo único que quedaba a nombre del Ceta es el local de la calle Próspero, que ya se traspasó al Vicariato. Y ya se alquilaban desde la época del padre Joaquín. Y se mantiene ese contrato, no se a cuánto eso ya es cuestión de la administración de acá, todo lo que llevaba el Ceta ahora lo administra el Vicariato.


Local alquilado a la empresa “La Zona” en la plaza de armas. Abajo, color amarillo, local de la librería ha pasado al lado de una radio. Pagan menos por alquiler.

(En honor a la verdad, se habla de un alquiler de un aproximado a los 3 mil soles por el local en la plaza de armas, que fue alquilado el año pasado. Antes ahí quedaba la Librería “Paulina” que ahora está por radio Loreto, y que pagaba menos por alquiler).

¿O sea, no es una posición mercantilista la del obispado?

-No, no. El tema es recuperar de lo que se ha invertido, se ha cerrado el Ceta y luego dar un servicio y utilidad a los locales que tenemos.

¿Y qué se hace con esos fondos?

-Esos fondos se utilizan todos en la evangelización como todo el dinero que tiene el Vicariato, y a pesar de eso es insuficiente porque vivimos de los proyectos y donaciones que nos dan del extranjero.

¿Van a una cuenta en especial?

-Una cuenta sí claro, a la contabilidad del Vicarito de Loreto.

¿Y esos otros locales van a permanecer cerrados?       

-Bueno Dios dirá, de momento lo que estamos haciendo es organizar un poco el cierre, intentar limpiar y luego se verá. En tema de Irapay tiene un propósito cultural, se le seguirá usando a nivel cultural para niños, jóvenes.

¿No hay ojeriza contra el padre Joaquín García?

-No, para nada. Él entiende. Mucho de su enfermedad era por la preocupación de cómo mantener el Ceta. Ahora se le ve más tranquilo, más relajado, así lo percibimos.

MUERTE DEL HNO. PAUL…

“En principio, yo me sumo a lo que está en la voz popular, hay indicios para pensar que fue un suicidio, pero también hay indicios para pensar que pudo ser un homicidio, de momento la policía y fiscalía llevan adelante las investigaciones. Lo que sí pido es que se aclare todo y así todos poder conocer a fondo lo que pasó” dice Olaortúa.

¿No se adelanta como otros padres que han insinuado que el hermano se suicidó?

-No. Yo estuve desde el primer momento y ahí observamos la escena de los hechos. Había señales que igual no era suicidio, y otras que podía ser suicidio, las autoridades deben aclarar qué pasó.

SEMANA SANTA…

“Este 14 de abril es Domingo de Ramos. Estaremos en el bulevar bendiciendo todos los ramos desde las 6 y 30 de la mañana. Es el día más concurrido del año. Luego se harán misas en la catedral tanto en el interior, así como en el frontis. Invito a toda la comunidad a asistir a tan importante celebración religiosa.