“Personal que “se fajó” en pandemia debería continuar con una plaza laboral”

“Personal que “se fajó” en pandemia debería continuar con una plaza laboral”

*Expresó la Dra. Lady Perea, coordinadora de las casas covid que ya fueron cerradas.

Y en realidad debería ser así en claro reconocimiento a la invalorable tarea que desarrollaron en pandemia, donde día a día se jugaban la vida al tratar a otras personas con covid. Personal que incluso fue contagiado y luego felizmente recuperado para seguir laborando en la salvación de los afectados en pandemia.


Trabajadores señalaban que han sido formados para atender al prójimo que pierde su salud.
 Todos contentos por la labor desarrollada por casi 3 meses en el marco de pandemia.

Acción que lograron concretamente, pues en las casas covid salvaron a cientos de personas e impidieron que lleguen en alto grado de gravedad a los hospitales de Iquitos. Por lo que sería importante que se les siga contratando en los nosocomios o en las IPRESS de Loreto.


Dra. Lady Perea, jefa de casas covid, satisfecha con el deber cumplido.

“Acá está presente el personal que trabajó en la primera línea en el marco de pandemia, como médicos, enfermeras, técnicos. Y no solo ellos, también personal de limpieza, alimentación, seguridad, todo un equipo que laboró en las tres casas covid de donde se obtuvo resultados muy positivos.


Médicos que estuvieron en primera línea en las tres casas covid.
 
Grupo de licenciadas en enfermería, entre ellas María García, una guerrera que incluso se contagió y al mejorarse volvió a la primera línea de combate. Como ella, varias pasaron por lo mismo.

Dra. Graciela Meza, acudió en representación del director de salud, a cierre de última casa covid.

A todos se entregará un diploma de reconocimiento por haber participado en la contingencia covid, esperamos que más adelante se les pueda reconocer a través de una resolución. Creo que muchos de ellos deben continuar laborando en los hospitales y en las Ipress, han demostrado no solo capacidad, sino una gran valentía en la labor desarrollada” mencionó Perea.

De otro lado, mencionó que Kanatari finalmente se cerró porque ya no acudían pacientes a hacerse su descarte o con sintomatología covid.

“A Dios gracias ya no acudían tantas personas, ahora las que puedan tener sospechas deben acudir al hospital. Disminuyó grandemente la demanda, pero que ello no signifique bajar la guardia, por favor a la población que se siga cuidando. Que siga con el distanciamiento social, el lavado de manos y las mascarillas” agregó.

¿Y dónde va la medicina, pañales que antes tenían acá y las mecedoras en cantidad que les han donado?

-Todo ello se entrega a Diresa y ellos son los que disponen. Entiendo que están haciendo grandes esfuerzos para llevarles a los hermanos de la periferia.