PPK: IMPERDONABLE…Jesús hecho hombre ¿por qué te has olvidado de este Perú?

Jesús hecho hombre ¿por qué te has olvidado de este Perú?

Un país inmensamente rico y a la vez tan pobre en todos los sentidos. Con costa, sierra y selva lleno de recursos naturales que incluso en una época generaron guerra con países vecinos. Y que no está lejos que pueda volver.

Por qué será que cada vez que se elige a un presidente pensando en que dará su vida como Grau o Bolognesi para defender a la Patria, más bien al poco tiempo se conoce de las inmensas traiciones cometidas. Terminan vendiéndola y es más terminan desnudándose ellos mismos (gobernantes) como grandes corruptos de cuello y corbata, que mantienen alianzas subterráneas con sus congéneres para salvarse de la indignación y juicio popular.

Para nadie ha quedado en duda que PPK, su gestor y su empresa se vieron con las cuentas en azul y verde, gracias a que el actual presidente del Perú era “gran” ministro en épocas pasadas en que la Odebrecht hizo su sistema de articulación corrupta en diversos países. Eso lo investigará la justicia y pasarán muchos años para llegar a la verdad. Quizá hasta el propio PPK ya esté viviendo en otro mundo.

Y justamente el “viejito con pinta de abuelito amoroso”, como ha dicho ese abogado que le gusta defender a presidentes corruptos, tanto a nivel regional y nacional; el 24 de diciembre 2017 a las 6 y 40 p.m. trascendió a la historia como el gobernante más temeroso de sus propios miedos y como el padre del mismísimo Judas, quien por monedas de oro se atrevió a vender al hijo de Dios.

La venta y el canje de una incipiente democracia, no solo ha sido por defender sus monedas de oro, sino por su propia libertad. Sabe lo que ha hecho y sabe lo que podría venir para él si se lía con ese congreso naranja que defiende a Alberto Fujimori, ante todo.

Ha traicionado al país, a los familiares de las víctimas de la Cantuta, a los sindicatos que fueron rotos por Fujimori y Montesinos, a la Democracia que violó como mejor le pareció etc etc. En el ocaso de su vida, PPK le clavó una estocada inmensa al pueblo peruano. Una decisión decrépita que sin duda traerá graves consecuencias.

Defraudó al pueblo por partida doble, ahora ya no hay nada que esperar de él. Salvo una tercera arremetida contra los intereses nacionales, si ha hecho lo que ha hecho ante todos los peruanos en un día tan especial como la Navidad, ¿qué más se puede esperar?

Triste futuro para el Perú, contamos con un presidente de cuello y corbata que tiene ALZHEYMER.

Un indulto a Alberto Fujimori, que es un inconmensurable insulto para el Perú. Lo hace mientras en las cárceles del Perú hay otros ancianos enfermos que sí realmente merecían ser sacados de los penales. En Iquitos hay cinco, uno de ellos está muriéndose de cáncer en el tópico del penal de varones. ¿Por qué no lo sacan? Porque así es el Perú, donde los corruptos de cuello y corbata siempre se terminan apoderando de él.

Siempre se habla de algunas fiscalías o juzgados corruptos que benefician a los de cuello y corbata, pero ahora ya ni siquiera son ellos, es el hombre que representa al Perú, a aquel que prometió jamás hacer lo que ha hecho. Ganó con el apoyo de un mar humano que se concentró en la plaza San Martín, para expresar su más profunda repugna a todo lo que significaba fujimorismo. Él lo olvido.

Chino Fujimori. Está libre físicamente, jamás estará libre de los demonios que le hablan al oído todas las noches.

Sin duda que, a Pedro Pablo, hace rato que ya lo cogió el Alzheymer, lo trágico es que todo un país está en sus manos y si un día él se olvida, es capaz de terminar entregando todos nuestros recursos a los países vecinos o a los de más lejos, como ya ocurrió en antaño.

Y eso no sería lo más grave, lo más grave es lo que ha pasado este 24 de diciembre, haber entregado en “bandeja de oro” nuestra DEMOCRACIA, aquella que se recuperó después de tantos procesos ante el Poder Judicial y después de tantos muertos que hoy deben estarse revolviendo en sus sepulcros, luego que pensaban descansar en paz eternamente.

Ahora solo queda recurrir ante los organismos internacionales de derechos humanos a ver si se logra revertir ese indulto mal dado a un presidente que aparenta fragilidad física, pero que tiene un perfil psicológico salvaje a ultranza para cometer lo que se le plazca sin importarle lo que pueda pasar con el resto. Digno padre de Keiko.

A estar atentos a lo que pase en los próximos días. PPK ¿tendrá cara y valor para salir a dar un mensaje a la Nación? Esperemos que no. Que por lo menos le quede un resquicio de vergüenza en su ser para que no salga a querer justificar lo injustificable.