“Si nuestros productos no se venden cómo vamos a pagar nuestra deuda”

“Si nuestros productos no se venden cómo vamos a pagar nuestra deuda”

*Señaló Alfredo Mazuca Pizango, uno de los beneficiados con los miles de soles a través de los créditos agrarios.

Al mencionado beneficiario se le desembolsó 420 mil soles a través de su empresa “Inversiones Lago Avispa SAC”, sin que hasta la fecha haya devuelto ni un solo sol del crédito agrario dado el 18 de febrero del año 2010. A él se le pudo entrevistar en su domicilio ubicado en la provincia de Requena, hoy es un próspero comerciante de bebidas gaseosas.

“Escúcheme bien por favor, el mercado para la venta es el problema de todo. Si no se vende cómo vamos a pagar la deuda. Ese producto del camu camu se desperdició, no se vendía nada. Se desperdiciaron miles de miles de kilos y se tuvieron que botar más de 30 toneladas, fueron a la basura.

Alfredo Mazuca Pizango, fue beneficiado con 420 mil soles.  No devuelve un sol y encima sugiere forma cómo poder devolver. Actualmente trabajaría con el cuestionado e investigado alcalde de Requena Marden Paredes, el pasado domingo 5 de noviembre la población vio como sacaron conteiner y equipos de planta de agua hacia el local del ex campesino, malogrando la pista y todo. Tiene su planta de gaseosa.

Quiero que entiendan que hay una diferencia notable con Pucallpa, por ejemplo. Allá un chacarero cosecha 100 jabas a las 11 de la mañana y al día siguiente ya están en el mercado de Lima. Nosotros acá de la plantación a la lancha pagamos 2 soles, la subida un sol y la bajada igual. De ahí al aeropuerto 4 soles por kilo ¿qué agricultor va a salir adelante así?

(¿Y por qué no contemplaron todo eso al momento de recibir los miles de soles a través de los malogrados créditos agrarios?).

¿Eso quiere decir que no devolverá lo que le prestaron desde el gobierno regional?

-No, no, no, no, yo no he dicho que no voy a devolver el dinero. Yo les he sugerido una forma de devolución. Les he dicho bien claro que el presidente del gobierno regional debe entrar a tallar con las direcciones regionales, las fuerzas armadas y tantas instituciones que hay.

Entonces decirles que los agricultores están en emergencia y que hay una salida para solucionar su problema. Que acepte cada trabajador 10 kilos de pulpa de camu camu y se hace un descuento a fin de mes.

¿Entonces usted no tiene mala fe para no devolver ese monto abultado con el que se vio beneficiado?

-No, no, no, no estaría acá. Acá estoy y estoy enfermo, estoy con artritis, pero remarco que si hacen eso todos los agricultores van a poder pagar su deuda. Yo no tengo porqué correrme de nadie y tengo derecho a decir lo que pienso.