El segundo debut de una vestimenta

El segundo debut de una vestimenta

*Se encuentra en Belén, Punchana, San Juan y hasta en el propio Maynas.

Si algunos grupos indígenas en una oportunidad se molestaron porque el gobernante Alan García, les dijo que eran ciudadanos de “segunda categoría”, a los moradores de muchos asentamientos humanos esparcidos en los distintos distritos de Maynas, parece no importarles que les llamen como quieran debido a que usan ropa de “segunda mano”.

“Nosotros somos gente pobre que vivimos en los asentamientos humanos, los que trabajamos bajo sol o lluvia y al final tenemos una paga de 15 a 20 soles diarios, con las justas para comer y criar a nuestros hijos. Por ello es que nos gustan este tipo de ventas donde con 20 soles puedes vestir a tus hijos y también comprarles un par de zapatos a 3 soles.

El resto no importa, además son ropas bien lavaditas, no tenemos ningún asco, ni nada. No podemos sino tendríamos que andar calatos en la calle al lado de nuestros hijos” expresó un morador ante la mirada sonriente de una vendedora.

Más allá un grupo de vendedoras ubicadas en la calle “Aguas Verdes” en Masusa, como haciendo tiempo para que lleguen los clientes, se sientan sobre las prendas a jugar bingo. La humedad de la tierra no les perjudica porque colocan la ropa encima de plásticos. “Acá vendemos una buena camisa desde 5 soles, un pantalón de vestir igualmente, ropa deportiva a 10 soles el conjunto. Blue Jean para niños a 3 soles, los zapatos también, así como ropa para niñas y mujeres adultas. La venta sí sale porque por estas zonas no existen gente que tenga dinero, se visten de segunda mano, pero bien limpios” mencionó.

En efecto. La vida enseña a sobrevivir de acuerdo a las circunstancias que nos toca vivir. Con mucho, poco o nada, lo más valioso es seguir sobreviviendo en una vida nada fácil, pero sí hermosa en lo que significa la existencia del ser humano.