¿Por qué tanto abandono y dejadez en la Isla Iquitos?

¿Por qué tanto abandono y dejadez en la Isla Iquitos?

*Solo queda que las nuevas generaciones hagan su trabajo para que no sigan abusando tanto.

El proyecto del alcantarillado se llevó 800 millones de soles y no funciona, el gobierno central entregó 11 millones 500 mil soles para mejorar parte de las calles llenas de huecos para que no siga muriendo más gente después del lamentable deceso de una universitaria a causa de un accidente en la calle Tacna.

Recién se pudo empezar a ejecutar el proyecto en el mes de marzo, empezaron en la cuarta cuadra de la calle Abtao. La municipalidad, OPIPP, Sedaloreto y el contratista “Vías de Iquitos”, todos sabían perfectamente que el dinero entregado era para resanar las calles no para reconstruirlas totalmente. DE lo contrario estarían cometiendo malversación de fondos.

“Ese monto no alcanza para reconstruir la ciudad, ese dinero es para mejorar únicamente las calles, para resanarlas, la municipalidad no va a reconstruir lo dejado por los chinos” dijo en su oportunidad la alcaldesa de Maynas.

Quieren mejorar las calles en mal estado por culpa de los chinos, las abren y las dejan abiertas.

Sin embargo, la contratista cuyo representante es el Ing. Romel Seijas Pérez, ex gerente de obras de Maynas quien está inmerso en el delicado caso “Huatury”, dice que no podía resanar únicamente la vía Abtao porque las tuberías estaban en mal estado.

Se cavó hasta el fondo y luego tuvo que reconstruir la mencionada calle. ¿Y por qué con esa experiencia no comunicó de inmediato a la municipalidad de Maynas? El objetivo del presupuesto millonario entregado por el gobierno estaba debidamente especificado. Mas Romel Seijas y el Consorcio, siguieron abriendo 16 calles más donde se han presentado serios problemas y que hoy por hoy están generando serios inconvenientes a la población.

Gobierno entrega presupuesto para que las arreglen y más bien abren calles, las pican y las dejan peor que antes como la calle Morona. ¡¡¡QUÉ HORROOOR!!!

El presupuesto entregado en la Buena Pro de 11 millones y medio, jamás les alcanzará para reconstruir las 48 cuadras pactadas. Y encima, sabiendo que había los álgidos problemas de partidas presupuestales, han seguido abriendo calles que ahora están convertidas en pozas llenas de zancudos que perjudican a los vecinos.

Y no solo eso, cerraron cuadras y sin tener logística ni dinero para seguir construyendo, picaron el pavimento que de por sí estaba mal para dejar una regadera de cascajos en el camino. O sea, las calles de Iquitos ahora han subido su nivel de peligro a un tope inmenso y sin esperanza que dentro de poco se pueda arreglar toda la segunda tragedia ejecutada contra la hermosa (por su naturaleza) Isla Iquitos.

Solo queda en manos de las nuevas generaciones de loretanos, hacer respetar a su región, a su ciudad. No hay otra salida.