“Es una sorpresa para todo el sector respecto a ese proyecto turístico que nació mal y termina mal”

“Es una sorpresa para todo el sector respecto a ese proyecto turístico que nació mal y termina mal”

*Expresó el empresario Carlos Acosta, ex presidente de la Cámara Regional de Turismo, en cuanto a la idea de entregar el embarcadero turístico “El Huequito” a Petroperú.

El actual presidente de la Cámara de Turismo Daniel Rincón, no se encuentra en Iquitos, pero sí se pudo entrevistar a uno de los empresarios turísticos más reconocidos de Loreto como es Carlos Acosta, ex presidente de la Cámara de Turismo. Se le preguntó sobre la permuta que viene delineando el gobierno regional de Loreto a fin de darle a Petroperú, el embarcadero turístico ubicado en la Av. La Marina.

“En principio es una mortificación para el sector turismo. Una de nuestras aspiraciones es contar con un puerto turístico idóneo para los visitantes, actualmente embarcamos en cualquier lugar sin las garantías del caso. Para mí es una sorpresa todo esto y creo que para todo el sector. Ese proyecto nació mal y termina mal.

 

Reconocido empresario Carlos Acosta, ex presidente de la Cámara Regional de Turismo.

En realidad, es un deseo, un sueño el de contar con un embarcadero apropiado, pero este nació sin sacar los permisos y las autorizaciones correspondientes. Se hizo la obra al final de la gestión regional anterior, y el gobernador actual no ha podido solucionar, no sé si por algún entrampamiento judicial, administrativo o por un tema de gestión que no lo han sacado adelante.

En un momento hablaron de concesionarlo, pero ¿cómo concesionar si no se tiene la autorización? En determinado momento averigüe ante la autoridad portuaria y me dijeron que ese embarcadero no tenía autorización, entonces ¿quién puede concesionar si no hay autorización de la autoridad correspondiente? Interrogó el empresario.

¿Qué hacer ante la posibilidad latente que entreguen ese embarcadero turístico a Petroperú?

-Lo que está haciendo esta gestión es deshacerse de ese “elefante blanco”, cuando en todo caso, debió dar una solución y ver la forma de salir de ese entrampamiento legal, estructural, porque incluso presentaba problemas de construcción que yo no sé hasta qué punto fueron levantadas esas observaciones para que el embarcadero realmente preste las condiciones.

El puerto se dio en la gestión anterior y de manera apresurada, quizá con afán político. Se debe debatir sobre esa posibilidad de entrega del embarcadero.