“Si uno entra a la magistratura es para servir al pueblo, no se debe discriminar a nadie”

“Si uno entra a la magistratura es para servir al pueblo, no se debe discriminar a nadie”

*Declaró el Dr. Jaime Meléndez, en el marco de la visita de un juez supremo a la CSJL.

Hizo un breve comentario respecto a la visita hecha a la corte superior de justicia de Loreto, resaltando la labor del juez supremo Carlos Arias, en torno a que las medidas de control siempre son necesarias.

“El control es necesario, a algunos no les gusta, pero es necesario. De esa manera se va ordenar más la justicia, algunos jueces se creen “vacas sagradas” y eso está mal. Se entra a la magistratura a servir al pueblo, no debe haber discriminación para nadie” opinó el abogado.

De otro lado, dijo que en todos los años que lleva de abogado en Loreto, era la primera vez que asistía junto a una patrocinada, a interponer una queja ante el juez supremo. Fue referente al tema de las zapatillas incautadas que quedaron en custodia en el sótano del poder judicial hace dos años, sin embargo, cuando las fueron a recoger se dieron con la sorpresa que no había ni un solo par.

 

Dr. Jaime Meléndez, catedrático de la UNAP.

“Es la primera vez que hago una queja porque nos asiste el derecho. “La policía sin ser perito incautó la mercadería. Luego se ha desarrollado todo un proceso penal por los dos lotes de mercadería, la señora fue absuelta del presunto delito porque acreditó la legalidad de su mercadería. Entonces viene acá y solicita la devolución del calzado y viene todo el “vía crucis”.

Señalan que tiene que hacer otro trámite de devolución y ahí empieza el calvario, se conoce que no estaba la mercadería. ¿Cómo es posible que le roben los huevos al águila en su propia casa?

Todo esto ha pasado a la nebulosa administrativa de la corte superior donde nos mecen, hay evasivas, el juez absuelve y otro dice que en la resolución no dice devolver la mercadería ¿cómo es posible eso? Se robaron la mercadería y ahora quién devuelve el valor de la facturación, ella ha descapitalizado su capital, se ha empobrecido de manera injustificada. ¿Quién le hace justicia?” concluyó Meléndez Aspajo.