“A veces las jovencitas por querer ganar un poco más de dinero no se cuidan y se infectan”

“A veces las jovencitas por querer ganar un poco más de dinero no se cuidan y se infectan”

*Expresó Silvia Torres Canayo, presidenta de la asociación de trabajadoras sexuales “Sarita Colonia-Iquitos”.

*Aunque asegura que ahora la mayoría de trabajadoras han tomado conciencia y usan el condón como método de trabajo.

*Próximo dos de junio se reflexiona sobre el Día Mundial de las trabajadoras sexuales.

“A esas chicas alegres de la calle,
que derraman perfumes en la noche,
con las alas abiertas, por si hay
alguien para invitarlas a alcanzar la luna.
Mariposas de escarcha y de cristal,
gaviotas sin rumbo, que al pasar me miran…

Canta José Luis Perales, a todas las Samaritanas del amor del mundo, a aquellas que dejaron su inocencia de golpe para sobrevivir en una vida que de seguro no eligieron y que tampoco quisieron que se les presente como se les presentó. El próximo dos de junio las trabajadoras sexuales reflexionan sobre la reivindicación de sus derechos. “Ese día es el día de la trabajadora sexual en recuerdo a 20 compañeras que fallecieron hace muchos años en Francia ya que la policía las maltrataba. Prefirieron encadenarse y morir de pie antes que de rodillas” cuenta Silvia Torres, presidenta de la asociación de trabajadoras sexuales de Iquitos.

Silvia Torres Canayo, presidenta de la asociación de trabajadoras sexuales “Sarita Colonia” de Iquitos.

“Actualmente hay 100 trabajadoras asociadas. Ha crecido bastante la difusión de nuestro trabajo, tenemos datos estadísticos de que existen unas 400 trabajadoras, pero no todas están inscritas, aunque sí se identifican con la asociación “Sarita Colonia” dice.

¿Y cuál es la diferencia?

-No hay diferencia porque igual les brindamos atención a las compañeras si se vulneran sus derechos. Ellas vienen a la oficina y nosotros atendemos sus denuncias.

Antes existían “Las Carapas” por la zona de Caza y Pesca, ¿han desaparecido?

-Las carapas ya no existen porque se ha poblado la parte de Trimasa, también por Caza y Pesca se inunda el terreno.  Ellas han visto otras formas de trabajar que es por las noches ir hasta el puerto de Masusa…¡¡¡¡ayyyy!!!

(De pronto Silvia gritó. ¿Qué paso? Que la banca en que estaba sentada, se volteó cayendo ella al piso. Luego de “matarnos” de risa, continuó el diálogo).

…Decía que ellas ahora trabajan en el puerto en la zona de Masusa, van en las noches a las lanchas, suben a las lanchas y ahí a veces hay algunos clientes, pero también hay bastantes hospedajes por el puerto.

¿Se cuidan?

-Verdaderamente les quiero decir que nosotras las trabajadoras sexuales, hemos tomado bastante conciencia. Hoy vemos al preservativo como un método de trabajo. Es por eso que ahora los proyectos ya no vienen tanto dirigidos a las trabajadoras sexuales, más bien llegan dirigidos a los trabajadores gay. A nosotros no mucho porque ha bajado la incidencia de infección en la población.

¿Ya no hay casos de muerte por VIH?

-En los primeros años sí hubo bastante, pero ahora que vamos a las calles hay más conciencia. Pero no quiero faltar a la verdad porque hay algunas compañeras que aún siguen infectándose con VIH. Es por la misma precariedad que se vive hoy en la ciudad de Iquitos. Hay mucha competencia, en los bares están jovencitas que por ganarse un par de sencillos más de pronto no se cuidan, pero nosotros siempre estamos concientizándolas.

¿Las explotan en algunos bares?

-En la calle sufren el maltrato de la policía. Hay compañeras que trabajan a puertas cerradas y muchas veces son explotadas por los mismos dueños que les exigen que tomen con los clientes, lo que les importa es que consuman alcohol.

¿Se ha formado el grupo “Las Loretanas de Belén”?

-Así es. Pertenecen a ese distrito, es una organización pequeña y Belén es un lugar vulnerable para las trabajadoras quienes están expuestas a que se infecten con VIH, es por la misma precariedad donde trabajan ellas.

“Samaritanas del amor,
que van dejando el corazón
entre la esquina y el café,
entre las sombras del jardín
o en la penumbra de un burdel,
de madrugada.
Muñecas frágiles de amor,
que dan a cambio de una flor el alma”.

Canta sentidamente José Luis Perales, que sirva la ocasión para dedicársela a todas las samaritanas de Iquitos en la fecha especial del 2 de junio en que reflexionan sobre el difícil trabajo que les tocó asumir en esta vida. Y más para aquellas que tan jóvenes perdieron la vida al no saber aún manejar un condón como método de protección.