YVÁN VÁSQUEZ PIERDE ESTABILIDAD EMOCIONAL AL ACERCARSE FINAL DE CASO CNI Y ALCANTARILLADO I

YVÁN VÁSQUEZ PIERDE ESTABILIDAD EMOCIONAL AL ACERCARSE FINAL DE CASO CNI Y ALCANTARILLADO I

*Cómo nunca antes amedrentó a periodista con toma de fotos.

*En el fondo lo que demuestra es su absoluto e inmenso temor a la poca prensa que aún sigue sus juicios.

*Juicios en los que está inmerso por el gasto de miles de millones de soles que manejó durante los 8 años que estuvo en el gobierno regional.

Pese a que sabe que difícilmente retornará a la cárcel de Iquitos, por el aura de protección judicial que gira en torno a él y gracias a las “simpatías” que su abogado Christian Mattos, despliega con los más altos magistrados de la Corte Superior de Justicia de Loreto, Yván Vásquez Valera, ex alcalde de Maynas, ex presidente del gobierno regional de Loreto y –quizá- (como andan las cosas con la justicia) próximo congresista o senador de la república; parece haber perdido su equilibrio emocional.

Y es que como se sabe, ante situaciones aparentemente estables, inamovibles, seguras, graníticamente levantadas para que nunca colapsen, “solo hace falta una piedra en el camino para que la carreta se voltee” y todo lo que se creía seguro, se convierta en un completo desastre difícil de arreglar. Y esa piedra en el camino podría ser alguno de los jueces de esta región, que aún conserve un poco de compromiso, sensibilidad, criterio y profesionalismo para sancionar como corresponde a sujetos que –a vista de todos- han causado un daño profundo a este espacio de vida llamado Loreto.

CASO CNI Y CASO ALCANTARILLADO I…

Son dos de los juicios que han avanzado en vías paralelas y que deben estar concluyendo a más tardar, a fines del mes de mayo. Los responsables de sentenciar finalmente serán la jueza del juzgado penal unipersonal Cecilia Ruiz Fernández (CNI) y Hesbert Benavente Chorres (Alcantarillado I).

Difícil trance les espera porque ambos casos son de un interés inconmensurable para los loretanos. Que no estén presentes en las audiencias semanales que desarrollan, no quiere decir que eso enerve la expectativa que toda la región tiene ante los resultados finales.

Caso CNI llegando a su fase final.

PERIODISTA FRUSTRADO…

Cómo es de conocimiento público, el ex presidente regional Yván Vásquez, desde hace años cuenta con una radio y una televisora, en más de una oportunidad ha querido tener un medio escrito, pero al parecer nunca pudo escribir ni media carilla de un editorial, por lo que dejó de lado ese deseo. Hablar en radio o televisión, es mucho más fácil. Mucho más cuando esa labor se utiliza únicamente para conseguir bonos políticos a futuro. No para defender los intereses comunes de un pueblo que se desangra en pobreza y pobreza extrema.

Ante los nervios y preocupaciones legales por las que debe estar atravesando el ex presidente regional (aunque ya hemos dicho que no debe temer nada porque jamás mientras la corte siga como está, va a retornar a la cárcel); frente a las pocas semanas que quedan para ser sentenciado, su frustración periodística sale a relucir sin motivo central de por medio.

El último viernes (27 de abril) a las 4 y 30 p.m. se instaló una audiencia más en el despacho de Cecilia Ruiz, que lleva el caso CNI. Se instaló y se reprogramó para el próximo lunes 7 de mayo a las 4 y 45 p.m., donde darán su testimonio los cuatro imputados: Yván Vásquez, Blas Ríos, Pedro Gil y Luis Luna. Como siempre se tomaron las fotos correspondientes para ilustrar la nota (de manera restringida ya que no permiten más), como se hace en todas las audiencias.

Vásquez Valera, sin provocaciones de la única prensa que viene siguiendo sus juicios en el poder judicial, desde la puerta de esa sede, con celular en mano, acompañado de su abogado incondicional; tomó fotografías como si la prensa habría cometido los presuntos delitos que la justicia arremete contra él.  

Una lluvia torrencial cayó en todo Iquitos. Frente a la hora avanzada, esta escriba tomó la decisión de salir de la corte superior de justicia para retornar y cumplir con sus notas periodísticas. Con lluvia y todo, al sacar la moto del estacionamiento observó a un Yván Vásquez, en una pose de “periodista” o “paparazzi en decadencia”, tomando fotos a la comunicadora que luchaba por salir rápido de la tempestad para continuar con su labor.

¿A quién le importa que la periodista salga en su moto bajo una tempestad imparable para luego cumplir con su trabajo? ¿A quién le interesa el desplazamiento de la misma bajo la lluvia, o tal vez rogaba que le caiga un rayo para que nadie más siga sus audiencias ya que están a punto concluir y llegar las sentencias? ¿En qué personaje quiere convertir a una comunicadora que se gana la vida recibiendo y recogiendo noticias por donde va?

Sin duda que ese detalle lleva a pensar mucho más del ex presidente regional y a la única conclusión que llegamos (sin ser médicos, psicólogos o psiquiatras) es que el “todopoderoso” (porque lo sigue siendo) hombre y ex autoridad, ha perdido su estabilidad o equilibrio emocional. La desesperación no conduce a nada bueno, ya debería haberlo aprendido.

Luego de observar a la ex autoridad y a su abogado incondicional tomarnos la foto, continuamos en la ruta y nos detenemos a captar imágenes de la tremenda inundación registrada en las inmediaciones de la Plaza 28 Julio. Damos la vuelta y ambos seguían en su celular. Seguimos y retornamos a decirle al abogado de Vásquez, que antes de tomarle fotos a la periodista debería pinchar fotos del desastre de la ciudad por culpa de su alcantarillado mal hecho y nos vamos.

A la altura del semáforo ubicado a un lado de radio La Caribeña, esperamos a Vásquez, (quien antes tomó un motocarro) para captarlo justamente pasando por la tremenda piscina olímpica formada en esa zona con la lluvia torrencial que cayó.

En vez de tomar fotos y filmar la desgracia de alcantarillado que se hace más visible cuando llueve en la ciudad, como en las inmediaciones de la Plaza 28 de Julio, por donde pasó orondo en el motocarro; se distraía filmando a la periodista, quien también le tomaba fotos luego que él le tomó a la salida de la sede del poder judicial.

La ex autoridad ni se inmutó ante esa desgracia de alcantarillado, más bien disparó fotos a la periodista y filmó el momento de enfrentamiento entre ambos aparatos de comunicación. Como si nada, ni miró la laguna formada producto del mal alcantarillado que él impulsó y que se tragó 800 millones de soles, sin que nunca haya funcionado.

Eso parece que no ven varios de los altos jueces del poder judicial de Loreto. Tranquilo señor Vásquez Valera, las fuerzas no sabemos si del cielo o el infierno, lo siguen protegiendo. Usted sabe, porque lo sabe bien, que a la cárcel no vuelve más, cueste lo que le cueste en su defensa.

¿Qué hace desesperándose ante una periodista que ni siquiera tiene un medio de comunicación mediático (radio tv) para dar a conocer todo lo que ve y oye en las calles? ¿Para qué quiere una foto nuestra bajo la lluvia, para burlarse de la gente que trabaja honestamente para ganarse el pan del día?

De ser otras épocas, cuando la juventud acompañaba nuestra fisonomía, le diría como aquella vieja frase de una reconocida película peruana expresada por Gustavo Bueno: “¡Qué me mira cadete, quiere que le regale una fotografía mía calato!”, célebre frase que pronuncia el teniente Gamboa, en la película “La Ciudad y los Perros” basada en la novela homónima de Mario Vargas Llosa.

Entre usted y esta escriba existe una diferencia abismal, usted se ha dedicado a la política, ha sido autoridad y ha manejado sendos millones de soles de este pueblo sufrido. Ha manejado recursos del Estado por lo que ha estado y sigue estando bajo el ojo público de los ciudadanos y los medios de comunicación. Nuestra responsabilidad es justamente el ejercer al lado del pueblo esa fiscalización hasta donde nos es posible.

Así que tranquilo nomás Yván Enrique Vásquez Valera, cuando en la infancia andábamos inquietos, la mamá o la abuelita nos daba hierba luisa o valeriana para encontrar calma. Así que le recomendamos hacer lo mismo, tomar un poquito de ubicaína mezclada con uña de gato para que no muestre esos arranques tan deplorables en un hombre que llegó a alcanzar el alto cargo de presidente de una región.

Nos vemos en las próximas audiencias del alcantarillado I y el CNI porque esa es nuestra tarea y el pueblo quiere saber hasta el final, qué pasará con usted y sus juicios. Aunque ya nos cansamos de decirles que nada. Ahí nos vemos.