“Bancos deberían ser más flexibles con pagos a dirigentes indígenas”

*Dice Juan Ramos, de la oficina de asuntos indígenas, lamentando la muerte del Apu de Bellavista.

A quien mataron para quitarle los 50 mil soles que había cobrado en Iquitos para luego llevarlos a su comunidad donde serían repartidos entre los moradores.

Señala que cuando ellos llegan acá, muchas veces las diferentes entidades financieras les ponen una serie de trabas por lo que tienen que quedarse varios días en la ciudad y es ahí donde se reúnen con gente desconocida a la que ingenuamente les comentan lo que han venido a hacer. Luego los marcan para emboscarlos hasta arrancarles la vida.  

“Lo que está pasando ahora es que la empresa Pluspetrol está trabajando en el marco de su plan de abandono en el Lote 8 y el Lote de Yanayacu.

Ellos tienen compromisos con las comunidades y están cumpliendo. Están pagando lo que les habían ofrecido para perfiles, expedientes de algunas obras, servidumbre, desbroce del oleoducto norperuano.


Juan Ramos, trabajador de la oficina de asuntos indígenas de Loreto.

Ese dinero lo están abonando a las cuentas de las autoridades comunales, entonces tienen que venir hasta Iquitos a cobrar a través de las diversas agencias bancarias.

Llega la autoridad comunal con el tesorero, retiran el dinero y luego deben desplazarse a la comunidad para distribuirlo en asamblea.  

Pienso que los bancos deben ser más flexibles con las comunidades. Deben estudiar el Convenio 169 de la OIT, donde claramente dice que el trato en todo aspecto, debe ser diferenciado para los pueblos originarios.

Bajo ese contexto deben buscar una salida y no seguir exponiendo la vida de las autoridades indígenas, como acaba de ocurrir con el Apu de Bellavista a quien mataron para quitarle los 50 mil soles. Algo deben hacer, de lo contrario seguirá habiendo más asaltos y posibles muertes” dice Ramos. 

Como anécdota contó que hace una semana él viajó a dejar una notificación a la comunidad Bellavista sobre el núcleo ejecutor, pero que le dijeron que no estaba el Apu y que había venido a Iquitos.

En otro punto, mencionó que se trataba de un núcleo ejecutor para lo cual en el gobierno de Meléndez habría presupuestado 110 mil soles. Pero que el colegio que iban a mejorar, después de 4 años, hasta ahora sigue siendo de madera y nadie sabe de esa plata.