Diremid destinó 947 dosis de Pfizer para ser aplicadas a adultos en el polideportivo del parque zonal

*Dosis fueron colocadas entre jueves y viernes, bajo la supervisión de Contraloría regional.

Ni bien se ingresó al polideportivo se pudo observar que los adultos mayores estaban mucho mejor que en el ex local del Pronaa donde el sol se mostró inclemente y calentó todo el lugar. 

Incluso en la puerta de ingreso del local ubicado entre Pevas y Yavarí, hubo motocarristas esperando a los posibles clientes. A diferencia de Belén, que no dejaban pasar movilidad, por lo que tenían que ir a llamar un vehículo en la parte alta para que bajen a darles el servicio.

Adultos y personal de salud estuvieron debidamente acomodados en sus espacios para poder cumplir con la tarea de aplicar y recibir la segunda dosis contra la infección covid.

Todos los vacunados, como ya se sabe, tenían que esperar sentados unos 30 minutos a ver si existía alguna complicación por la vacuna. No se reportó ningún caso, salvo algunos que tenían presión alta a quienes les hicieron esperar un tiempo prudencial para al bajarles aplicarles la segunda dosis.


Señora de 90 años fue llevada en silla de ruedas para recibir la dosis de Pfizer.
Pocos fueron los que llegaron en sillas de ruedas.

Se vio a algunos nietos llevar a sus abuelitos, cuidarlos para que no les pase nada y de paso, tomarles una foto en el momento de la vacuna para luego enviarles al resto de familiares. Seres queridos que deben estar muy contentos al tener a sus padres vacunados contra el virus mortal que ya se ha llevado a cientos de loretanos.

María Navarro (96) fue llevada por su nieta en silla de ruedas. “Nosotros vivimos por la zona de “Las Palmeras”, mi abuelita sí ha aceptado que le pongan la vacuna y es que por nuestro barrio hemos visto morir a varios amigos, entre jóvenes y adultos. Toda esta enfermedad es una desgracia” dice la nieta.  

En otro sector se pudo conversar con el Lic. Reynaldo Saavedra, integrante de la campaña de vacunación.

“El día jueves (8 abril) se contó con 479 dosis para ser aplicadas a los adultos. Hoy (ayer) se han entregado 468 dosis de las cuales hasta las 10 de la mañana ya se han aplicado 337. Falta poco para cumplir con la meta.


Ambiente protegió a los adultos en caso de lluvia o sol. Trabajadores debidamente protegidos con EPP.

Existe una relación de adultos que no han podido venir y para ellos están las brigadas que irán a sus casas a colocarles la segunda dosis. Algunos no pueden llegar, otros están enfermos, se han caídos, otros están de viaje o han fallecido” refiere Saavedra.

¿Y qué hacen con las vacunas que sobran de los fallecidos?

-Nosotros solo cumplimos con la labor de vacunar acá y lo que sobra se devuelve a la cadena de frío debidamente registrados. Lo que sí puedo decir es que acá todo se ha desarrollado con normalidad, no ha habido ningún problema.

Expresó Saavedra. Un poco más allá vemos a Miguel Ángel Velarde Medina, un adulto que vive en la cuadra 13 de Pevas, quien señaló que estaba contento con la vacuna, pero que seguiría cuidándose pues no quiere enfermar.

“Me fue muy bien con la primera dosis, no pasó nada. Ahora no sé espero que sea igual con esta segunda dosis para estar más protegido. Lo que sé es que tengo que seguir cuidándome de este virus” opinó.  

Se espera que pronto sigan llegando más vacunas para el resto de la población de menos edad, a fin de hacer frente a una posible tercera ola u olita covid, como dicen algunos expertos.