Entidades públicas se muestras congeladas frente a hechos humanos


Entidades públicas se muestras congeladas frente a hechos humanos

*Hija de anciana de 91 años no puede cobrar su pensión, quieren que presente documento legal para que recién pueda acceder al pago.

Así como el de la señora Julia Celia Pinedo de Mori, cuántos otros casos existirán en Loreto y en el Perú entero. Casos humanos que deberían contar con todas las facilidades para ser solucionados, se encuentran con una serie de trabas ilógicas, absurdas, que no hacen más que atropellar la dignidad de muchos seres humanos.

El esposo de Julia Celia, ahora de 91 años, murió el año pasado a la edad de 96 años. La hija que ve por su madre, que la cuida desde hace varias décadas y que vela por su salud, desde el mes de noviembre 2018 no puede cobrar la miserable pensión que recibe su progenitora del sector educación al haber dejado de existir el compañero de toda su vida.    


Julia Celia Pinedo de Mori, 91 años su hija no puede cobrar por trámites burocráticos. ¿Quieren que la señora vaya a la DREL y el Banco de la Nación?

Ella ahora está internada en el hospital y necesita de muchas cosas, empezando por los pañales a diario y otras medicinas que no le colocan en dicho seguro social. Mas la hija no cuenta con el dinero, varias veces ha ido a la dirección de educación y ahí el tesorero no ha cancelado, y una vez que lo hizo, fue al Banco de la Nación y ahí el jefe de operaciones le respondió que no le podía pagar.

Y que no le pagaría porque primero tiene que presentarle un documento legal que se llama “Curatela”, por lo que la hija consultó con un abogado. El abogado le cobra 1,500 soles, un poquito más de lo que tendría que cobrar. ¿En qué país y región estamos para que se registren este tipo de casos?

“Yo he llevado fotos del estado de salud de mi madre, le he dicho qué quiere, acaso que lleve a mi madre en una camilla hasta el banco, he llorado, he dicho de todo, pero ahí me responden que no pueden, que tienen que llevar el documento de la “curatela”.

Ahora nosotros nos endeudamos por varias circunstancias y ella teniendo su plata por cobrar en la DREL y en el Banco de la Nación, no puede ser. Yo ya no sé a dónde acudir para que solucionen nuestro caso” contó la hija desesperada.

Algo se tiene que hacer.

Comentarios cerrados

Los comentarios para esta publicación ya están cerrados.