FISCAL DECANO DEBERÍA REIVINDICAR A FISCAL ANTICORRUPCIÓN JONY NEYRA

FISCAL DECANO DEBERÍA REIVINDICAR A FISCAL ANTICORRUPCIÓN JONY NEYRA

*Muy simple. Porque quienes lo agraviaron después se han rectificado.

Es el caso de Humberto Pinedo Tello, “dirigente” contratado por adeptos a la política de la alcaldesa de Maynas Adela Jiménez Mera, para sepultar al mencionado fiscal que “gracias” al ex fiscal Decano Valdez Hirene, fue a parar a una fiscalía penal provincial.

Prácticamente “sicarios de la palabra” que han estado al lado de una autoridad rodeada  de gente inescrupulosa a quien no le importa contratar temporalmente para mancillar a quienes quieren administrar justicia.

¿Cómo es posible que se haya publicado un video donde su jefe de prensa Darwin Arévalo, salga comprando a dirigentes en la municipalidad y este siga ahí? En cambio el fiscal Neyra que ordenó 15 años de cárcel para la alcaldesa por el caso “barcazas y rasantes” haya sido prácticamente expectorado de su fiscalía anticorrupción.

Jony Neyra, interviniendo la Municipalidad.

Y eso el fiscal Niño de Guzmán, debería evaluar para nuevamente “jalar” a su equipo de fiscales anticorrupción a Neyra Rojas, a quien no le tiembla la mano a la hora de pedir prisión para la alcaldesa Jiménez, el gobernador Meléndez, o contra cualquier otro alcalde o funcionario de Loreto.

“DIRIGENTE” HUMBERTO TELLO, SE RETRACTA.

(Ahorita nomás febrero 2017).

Los documentos hablan por sí solos. El dirigente señala la forma asquerosa como actuó y como se rectifica después del inmenso daño que le causó a uno de los fiscales más rápidos que ha pasado por la fiscalía anticorrupción.

A todo motor quisieron impedir que el fiscal Neyra Rojas, esté en las audiencias de las Barcazas y Rasantes (una se verá el 22 de marzo y el fiscal encargado está perdido en el asunto) por eso “pagaron” al dirigente para que levante falsas denuncias (de las que ahora se rectifica) de lo que hacía rebote la prensa de Adela Jiménez. El daño contra el fiscal Neyra, ha sido grande, pero más grande el daño hecho al pueblo de Loreto. Porque la impunidad sigue galopante.