Hombre condenado a vivir conectado a un balón de oxígeno

Hombre condenado a vivir conectado a un balón de oxígeno

*Necesita que alguien le done uno para que sea atendido con el oxígeno en su casa.

*El hospital se ha comprometido a darle el oxígeno de por vida, pero le falta el balón.

Eduardo López Núñez (60) tiene fibrosis pulmonar, si deja de ir al hospital y conectarse al balón de oxígeno, su muerte es segura. Lleva un año casi viviendo en un espacio del área de emergencia de ese nosocomio.

Sobre su caso hablamos con Kike Del Águila, de imagen institucional del centro hospitalario.

“El hospital se ha comprometido en darle durante toda su vida el oxígeno, pero hace falta que alguien le done un balón y su manometro que le ayuda a manipular el oxígeno. Si el baló es grande mejor porque le duraría más días. Hacemos un llamado a las autoridades o personas de buen corazón que puedan donarle lo necesario.

Él está condenado a estar conectado a un balón del hospital, cuando es más digno que permanezca con él, pero en su casa, al lado de su familia ya que tiene que estar con oxígeno de por vida” concluyó.  


Eduardo López Núñez, vive conectado a un balón de oxígeno, necesita que alguien le done uno vacío. 

Eduardo contó que la enfermedad se debe a su adicción a la droga. Que trabajó en el sector turismo, más luego ya no querían contar con sus servicios justamente por su adicción y que ahora cuida moto de 7 a 11 de la noche entre las calles Condamine y Pevas, lo que de seguro debe debilitar enormemente su salud.

“La droga me ha afectado el pulmón, estuve 30 años de mi vida con ella. He dormido en las calles, comiendo de la basura, asaltando, cuadrando a la gente, robando a la gente. Ahora ya no y éstas son las consecuencias.

Casi por un año y medio vivo en el hospital, ahí duermo en una banca. Quisiera que me donen un tanque de oxígeno y así poder estar en mí casa. No hay nadie que me dé, acá ha venido hasta la congresista Arimborgo, se interesó en mi caso, pero no ha vuelto” contó Eduardo.

Comentarios cerrados

Los comentarios para esta publicación ya están cerrados.