Internado de El Estrecho está en cuidados intensivos

*Recibe a jóvenes del interior de esa provincia que quieren estudiar.

En anterior oportunidad, antes de la pandemia, se pudo visitar ese internado y era un revuelo de jóvenes entusiastas que hacían tareas propias para que el ambiente esté vivo y siga recibiendo a más de sus hermanos. Ahí se quedan los jóvenes que llegan de comunidades del interior de la provincia de El Putumayo a seguir sus estudios primarios o secundarios.

Pero ahora en pandemia, la situación se ha vuelto tan crítica en todo sentido, que de aproximadamente unos 100 jóvenes que vivían internos, ahora no llegan ni a 15. Nadie ve por ellos, solo el Vicariato, la parroquia, pero es poco para sobrevivir.

¿Pueden imaginarse que en el internado no pueden hacer un buen trabajo remoto por falta de internet, de fluido sostenido, de redes…cómo la pasarán los escolares al interior de la provincia? Terrible. En pleno año del Bicentenario de la Independencia del Perú se tiene la absoluta certeza, que será otro año perdido en el tema educación.

Calle Sgto. Lores de El Estrecho.

Internado de El Estrecho, antes de pandemia albergaba a 100 estudiantes, ahora no llegan ni a 15.

“Acá falta todo, no es real que hayan mejorado el internado. Una vez le dieron mantenimiento a una parte de los techos, pintado, cambio de piso, pero nada más. La Ugel no atiende con materiales para los estudios de los internos.

Hacen falta tarimas, contamos con algunos colchones. En cuestión de alimentos si no contamos con apoyo, no nos dan nada, solo la congregación del Vicariato que algo entrega para sobrevivir.


Prácticamente viven del Vicariato, UGEL Putumayo no les apoya.
No tienen camas, algunos duermen solo en colchones.

Los que están acá son chicos de la ribera y tienen necesidades fuertes, pero desean estudiar y salir adelante. Por ahora no podemos ampliar la cantidad de estudiantes del internado porque no hay la posibilidad y los medios para atenderlos bien. Hay necesidades extremas.

El Estrecho, Putumayo, un distrito muy pobre.
Hermosos paisajes sobre el torrentoso río Putumayo que comparte frontera con Colombia.

Varios estudian en el colegio Padre Medardo André, acá les reforzamos. Ahora con el trabajo remoto es todo un problema, la profesora enseña en horarios acordados con la institución educativa” mencionan.