NOTARIO/CONSTRUCTOR: ¡A QUÉ SE METE A COSA DE MACHOS!

NOTARIO/CONSTRUCTOR: ¡A QUÉ SE METE A COSA DE MACHOS!

*Obra de Maynas en San Juan está recontra atrasada.

*Ahora resulta que la culpa la tiene el clima y los vecinos que no los dejan trabajar.

La obra tiene un costo de 01 millón 652 mil 443 soles. Plata del gobierno peruano (Ministerio de Vivienda) con trabajos ejecutados a través de la Municipalidad de Maynas. El Notario Florentino Quispe Ramos, es el gerente general de la empresa: “Constructoras Civiles Consorciadas Sociedad Comercial de Responsabilidad Limitada, quien ganó la Buena Pro en el mes de noviembre 2016.

Notario/constructor Florentino Quispe.

Obra empezó mal ¿cómo y cuándo terminará?

El contrato firmado señaló claramente 120 días calendario para culminar con la pavimentación de la calle “Las Azucenas” en el distrito de San Juan. Es decir, este martes 28 de febrero debería estar totalmente pavimentada dicha vía. Pero no es así, los vecinos de esa calle están padeciendo, viviendo un calvario desde que empezaron a remover la tierra.

Vecinos viven calvario.

Florentino Quispe, está verde.

La empresa en mención, ni siquiera contempló un plan de contingencia para que las personas puedan entrar y salir de sus viviendas. Hacen malabares para cumplir con sus actividades en la ciudad. Se imaginan qué pasará ahora que vienen las clases. Incluso los constructores “iluminados” empezaron la obra por delante y por la parte final, hoy están en un callejón sin salida. Sobre todo los vecinos de la zona.

Así está la obra por el centro Banco Amazónico.

Aguas putrefactas se estancan en alcantarillas que son para agua de lluvia.

Vienen colocando cunetas que aparentemente son vías de drenaje para los días de lluvia, más los desagües se acumulan cada vez que cae lluvia intensa, rebotando por las calles aledañas, los vecinos están molestos. “Ellos han querido hacer estos drenajes para la lluvia ya que los desagües los están conectando a esos buzones que colocaron los chinos, pero esos buzones al parecer están obstruidos porque no pasan las aguas negras, se quedan en las cunetas, qué mala suerte que tenemos los loretanos cada vez que hacen este tipo de obras” dijo un morador del lugar.

Vecinos esperan que losa de pavimento tenga su buena parrilla de fierro y bastante cemento para que no se raje rápidamente.

“SÍ, ESTAMOS RETRASADOS PERO LA MUNICIPALIDAD DE MAYNAS LO SABE…”.

Fue lo que respondió uno de los responsables de la obra, ante una consulta respecto a los 4 meses transcurridos y aún la obra no concluye.

“La obra sí está retrasada pero la municipalidad de Maynas cuenta con toda la documentación respecto al retraso. Uno es el clima, las lluvias y otro que los vecinos no colaboran, ahora hemos querido sacar una maquinaria por la parte posterior de una casa y no han querido, no ayudan ellos” dijo uno de los responsables. ¿Y las penalidades por día de retraso cuándo las harán efectivas?

Mínimo concluirán obra en marzo o abril.

Qué fácil ¿no? Eso de echarle la culpa a los vecinos y al clima. En primer lugar todo constructor que siempre se dedique a hacer obras en Loreto, sabe que éste es un periodo de lluvia. Entonces no habrían puesto el plazo de 4 meses sino más. En segundo lugar, eso de sacar maquinaria se ha debido contemplar cómo hacerlo, no echar la culpa a los vecinos porque a nadie le gusta que le malogren el terreno de su propiedad. Finalmente, esas son “disculpas” poco creíbles.

Desde el comienzo se criticó el atraso grande del Notario al empezar su famosa obra y esto se debía a que no les pagaban en el día exacto a los trabajadores. Además, aparte de una obra en Chazuta, qué experiencia tiene el Notario en la Construcción. Es por eso que la región, las provincias y los distritos, siempre terminan perdiendo. Porque entregan las obras por amistad, por interés etc. etc. Pero nada por amor al pueblo, por entregarles una obra al 100% excelente. En eso nunca piensan.

Las instituciones públicas que manejan millones de soles, deberían entregar obras a verdaderas constructoras, aquellas que son machas y avanzan ya sea en época de sol intenso o de lluvias. No a constructoras improvisadas que prometen entregar una buena obra en un plazo y no cumplen, más bien terminan echándole la culpa a los vecinos y al clima amazónico. Lamentable.