PLANTA DE TRATAMIENTO: MÁS DESGRACIADA QUE NUNCA

PLANTA DE TRATAMIENTO: MÁS DESGRACIADA QUE NUNCA

*Ahora es casa de murciélagos, sapos, iguanas y excremento.

*Un inmenso paquidermo que no sirve ni a Dios, ni al diablo.

*Comisión de la casa matriz del banco japonés, recorrería hoy la PTAR.

Después de medio año se pudo recorrer –una vez más- la planta de tratamiento de aguas residuales ubicada en la zona de Versalles/Punchana. Igual que siempre porque nunca ha funcionado y porque la empresa china Water & Electric, pese a los casi 400 millones de soles demás que se llevó de Loreto, no contempló ponerle un techo para que los aparatos ubicados sean protegidos del sol y la lluvia.

El motor de la planta nunca funcionó, solo servía para revolver agua del río y botarla igual al río Nanay, hay estudios al respecto. La sala de cloración es decir por donde tenían que pasar las aguas para que luego salgan limpias al río, tampoco fue habilitada jamás. Siempre estuvo vacía y ahora último es un garaje.

PTAR nuevamente rodeada de agua.

Los canales por donde tenían que fluir las aguas para ser lavadas, están llenos de aguas verdes. Las bases de la infraestructura se está rajando y hundiendo, lo que hace presagiar que en cualquier momento se podría producir una catástrofe inmensa en esa zona.

Basta dar un vuelo sobre la planta para darse cuenta que nunca se debió construir en una zona inundable, en estos precisos instantes la PTAR ya empieza a ser abrazada por las aguas del río Nanay, y quizá más adelante tragada completamente, como ya ha ocurrido en dos oportunidades.

Planta se podría partir en dos. Cuestión de tiempo.

Hay pequeños hoyos que ya permiten el ingreso de agua del río a la PTAR, por lo que deben actuar rápidamente en su arreglo. Aunque todo arreglo siempre será nada. Esa planta en cualquier momento se podría hundir completamente. Penosa e indignante realidad.

Sala de cloración es un garaje. Nunca fue implementada.

NUNCA FUNCIONÓ, la situación actual es como siempre estuvo, no válida, inservible para el objeto que fue construida. Ahora los japoneses vienen y al parecer quieren prestar más plata para arreglar ese paquidermo inservible. Sería hasta repugnante enterarnos más adelante, que el actual gobernador o el futuro, acepte seguir endeudando, condenando e hipotecando el futuro de las nuevas generaciones de loretanos, con una obra que jamás funcionará.

Ojo de agua en el muro de contención.

Iguanas, sapos y culebras en la PTAR.

Filtraciones por varias partes del muro.

Tanques de residuos llenos de agua. Los zancudos felices.

FOTOS CAPTADAS EL MIÉRCOLES 5 DE ABRIL 2017.