“MI POLÍTICA ES NO DEJAR VENCER LOS MEDICAMENTOS”

“MI POLÍTICA ES NO DEJAR VENCER LOS MEDICAMENTOS”

*Señaló Química Farmacéutica María Granda Zamudio, jefa de farmacia del Hospital Regional de Loreto.

*Respecto a medicamentos que fueron incinerados y llevados hasta el botadero de Brunner.

Así de tajante sonó la jefa de dicha farmacia, aclarando el tema que la incineración de productos médicos se ejecutó el pasado 15 de diciembre de 2016. “A todas las autoridades competentes se les comunicó del hecho, los medicamentos en gran volumen estaban vencidos desde el año 2008 y nadie había tomado acciones. Nosotros lo hicimos porque no se pueden mantener en esta farmacia.

 

Medicamentos vencidos, quemados.

Yo he asumido la jefatura de la farmacia desde el 15 de agosto de 2015 y de ahí a la fecha poquísimos fueron los medicamentos que se vencieron porque mi política de trabajo es no dejar vencer los productos. En el caso de medicamentos para el programa de VIH fueron una parte de años 2008-2009-2010 y esto porque después de ser repartidos en algunos establecimientos o responsables del programa, se dejaron de utilizar porque muchas veces a los pacientes no les cae bien el tratamiento, ellos tienen un protocolo y todo está sustentado en estos documentos” expresó María Granda, mostrando una cantidad de documentos.

 

Jefa de Farmacia del HRL Dra. María Granda Zamudio.

Agregó que desde hace años los productos estaban en el local de farmacia y tenían que ser destruidos. “Unos por llegar en mal estado, quebrados, también otros que se deterioran al estar apiñados en estos ambientes, también otros que están en algunos pisos y después de tiempo comunican que se vencieron, no hicieron la devolución correspondiente en su debido momento.

El director del hospital ha tenido debido conocimiento de todo lo ejecutado antes de la incineración de medicamentos que es algo completamente legal cuando existe un debido sustento de por medio. Nos hemos vuelto a reunir con los abogados y ahí se ha visto toda la documentación, se les ha explicado que los medicamentos venían desde el año 2008 y que tenían que destruirse porque acá no se les puede tener por muchos años. Cualquier actividad que desarrollemos, siempre se le comunica al director” mencionó Granda.

Puso como ejemplo que hace años enviaron líquidos de solución peritonial que es un tratamiento especial para pacientes que se dializan, sin embargo pocos se acogieron a ese tratamiento por lo que las soluciones vencieron hace años. También ampollas de Metamizol, que les transfirieron en el tiempo que arreciaba el dengue (2010-2011). “Fueron unas 10 mil ampollas que incluso llegaron tarde, de todas esas se utilizaron unas 3 mil en esos años y el resto quedó, cuando se controló el mal.

Durante mi gestión no me gusta que se venza nada, hacemos hasta lo imposible para que ello no ocurra. Coordinamos con Diremid para que se tomen las acciones del caso. Incluso se hace donaciones a la clínica San Juan de Dios, pero aún en buenas condiciones, eso siempre se les advierte. También se han incinerado medicamentos contra la Influenza porque ese mal estuvo una temporada y después ya no. Todo lo vencido por diversos motivos sigue un celoso procedimiento, acá no hay negligencia en el cuidado o que hayamos hecho perder media tonelada de medicamentos, no es así y los documentos me respaldan totalmente” afirmó María Granda.

 

Comentarios cerrados

Los comentarios para esta publicación ya están cerrados.