Un Huequito con observaciones que deben subsanar

Un Huequito con observaciones que deben subsanar

Los loretanos que viven en la región y aquellos que ahora viven fuera de Loreto, de una u otra forma recuerdan el embarcadero turístico “El Huequito” que en más de una oportunidad las autoridades han querido transformar para mostrarlo como útil al servicio acuático pero también como un atractivo turístico. Mala suerte ha tenido.

Y es que desde siempre el mal olor del desagüe de buena parte de las casas de Iquitos, desembocan en la parte baja del embarcadero. Se pensaba que con la ejecución de la obra del alcantarillado (proyecto de Yván Vásquez quien hasta la fecha no es juzgado y sancionado por la pérdida de 800 millones de soles en el pestilente alcantarillado) eso quedaría sellado mas no ha sido así.

Un Huequito con observaciones que deben subsanar
Un Huequito con observaciones que deben subsanar

Lo que primero visualizan las personas al descender por la nueva obra del “Embarcadero Turístico El Huequito”, es un antiguo cajón de concreto por donde fluyen incontenibles las aguas asquerosas del desagüe, caen a un tubo negro y luego siguen orondas al río Itaya para llegar al Amazonas. En la realidad detallada bien caería el dicho: “la misma chola con el mismo calzón”. ¿Por qué?

Pues porque el gobierno regional de Loreto en la era Vásquez Valera, entregó la Buena Pro al “suertudo” constructor de Iquitos Jorge Cabrera Salvatierra, (hoy frente a la justicia por la frustrada obra del Mercado Modelo) por siete (07) millones de soles. Avanzó algo y paralizó hasta que entró el gobierno de Fernando Meléndez, quien inyecto dinero para que el proyecto concluya.

aguas negras en el Huequito

Sin embargo, el constructor dice metió dinero en la obra que más es un cascarón elegante que una obra útil a la población de la ciudad y ribera. Nunca se preocupó en cómo hacer para desaparecer ese desagüe, jalarlo más al centro del río para que las aguas negras no contaminen el lugar y los ambientes donde –se supone- a futuro llegarán los turistas a raudales. Cuando llueve fuerte toda la zona se moja porque los ambientes no cuentan con aleros. Además le han colocado losetas modernas sumamente peligrosas para niños, jóvenes y adultos.

Hoy por hoy es un elefante blanco y al parecer dentro de poco será concesionado. Por lo pronto la Marina de Guerra, ha pedido que coloquen el buque turístico que actualmente está por la Plaza Castilla a fin que la gente suba y aprecie mucho más la historia de la Marina en Loreto. Siete millones de soles gastó el gobierno regional en el 2013, ya van tres años y no está operativo. Y es que existen gravísimas observaciones que debe solucionar el contratista pero no lo hace. Siete millones de soles que bien pudieron servir para educación o salud, antes que estar ahí sin servir a Dios…ni al diablo. Una pena.

Comentarios cerrados

Los comentarios para esta publicación ya están cerrados.